Morgana

Nombre que los habitantes de Reggio, en el antiguo reino de Nápoles, daban a un admirable espectáculo que aparecía, decían, casi todos los años en el aire, cerca de su ciudad. El espectáculo empezaba en una especie de teatro en el que se veía un grupo de vapores, con una decoración magnífica. En seguida se veían soberbios castillos y palacios sostenidos por un gran número de columnas, después se presentaban espesas selvas, y cipreses, y otros árboles alineados en el llano. Creían ver así mismo compañías de hombres y ganados. Todo, decían, aparecía tan animado, que uno no sabía dejar de admirar efectos tan sorprendentes. Igual fenómeno se observa en los montes Sudetes o montañas de los gigantes que dividen Bohemia de Silesia. Cuando se eleva alguna multitud de nubes espesas encima de los valles, delante del sol, se pintan en su superficie las sombras de los árboles, las moles de rocas y los ganados. Tales escenas eran muy propias, en los tiempos de ignorancia, para inspirar y alimentar la idea de que estos montes estaban bajo la dominación de los espíritus.
 
Volver