Os damos la bienvenida al Diccionario de Historia Antigua y Mitología más completo de Internet.

Introduce la palabra que quieras consultar, selecciona el tipo de búsqueda (Todos los campos, Palabra o Descripción) y haz clic en "Buscar".

- Cuando realizas una consulta de un término ten en cuenta que el buscador mostrará un listado alfabético de las palabras exactas y también de aquellas palabras que contengan dicho término.
- Una vez hayas realizado una búsqueda, si has navegado por distintas páginas o has entrado a explorar el listado por letras es aconsejable pulsar el recuadro "Anular" antes de realizar una nueva consulta.

Página 12 - 15 Palabras 551 al 600 de 704

Palabra   |   Descripción

Julia

(18 a.C.-28) Hija de Julia y nieta de Augusto. Se casó ca. 4 a.C. con Lucio Emilio Paulo y, tras la ejecución de este por conspiración, fue desterrada por su abuelo a causa de su conducta inmoral con Décimo Junio Silano y otros. Fue llamada de vuelta, pero en el 8 fue finalmente desterrada para el resto de su vida en la isla de Trimero, en el Adriático. Su hija Emilia Lépida se casó con Marco Junio Silano.

Julia

(siglo I a.C.). Hija de Lucio Julio César y madre de Marco Antonio.

Julia

(siglo I a.C.). Hermana de César, esposa de M. Atio Balbo y abuela de Augusto.

Julia

(82-54 a.C.). Hija de César y de Cornelia. Se casó con Pompeyo, que la amaba profundamente, y murió durante el parto en el 54 a.C.. Fue notable, tanto por su belleza, como por su virtud.

Julia

(39 a.C.-14). La única hija legítima del emperador Augusto. Su madre fue Escribonia, pero Julia fue criada por su padre y su madrastra, Livia. Se casó en el 25 con su primo M. Claudio Marcelo y, tras la temprana muerte de este en el 23, se casó con Marco Vipsanio Agripa en el 21. Tuvo cinco hijos de Agripa: Gayo César, Lucio César, Julia, Agripina y Agripa Póstumo. Por último, Augusto forzó su boda en el 11 a.C. con Tiberio, que la detestaba y que tras tener con ella un hijo, que murió durante su infancia, se retiró en el 6 a.C. a Rodas sin ella. Sus desórdenes, que habían escandalizado a Roma, fueron la razón por los que su padre quiso condenarla a muerte. Pero esta pena se conmutó en destierro a la isla de Pandataria (2 a.C.). Su madre la acompañó al exilio. Más tarde fue trasladada a Regium, donde murió en el mismo año que su padre, tras haberle retirado Tiberio una pensión que percibía, por lo que murió casi en la indigencia.

Julia Ancira

Ciudad de Lidia, cerca del nacimiento del río Macesto. Hoy, en Turquía.

Julia Bona

Juliobona (asentamiento de la Galia Lugdunense. Se encuentra a 5,6 km al norte del Sena y a 39 km al este de Le Havre. Antes de la conquista romana de ….)).

Julia Constantia

Osset (municipio latino en la provincia romana de la Bética, en el siglo I a.C.).

Julia Derthona

Dertona (importante ciudad de Liguria, situada en el interior de la provincia, a los pies y al norte de los Apeninos. Los descubrimientos arqueológicos testimonian presencia ….).

Julia Eustoquia

(santa) (365-419). Virgen romana, superiora del monasterio de Belén. Era hija de santa Paula, y tuvo por director espiritual a san Jerónimo, que la dedicó varios de sus escritos, y a quien acompañaron madre e hija a Palestina, para establecerse en el monasterio de Belén, de que fueron sucesivamente superioras.

Julia Gordos

Ciudad de Lidia, al norte del curso bajo del Hermos. Hoy, en Turquía.

Julia Jader

Zadar (colonia romana de la costa adriática, en la región de Dalmacia. Fue poblada hacia el 900 a.C. por los liburnos, una tribu iliria. Pasó al imperio romano y se ….).

Julia Libyca

Iulia Libica (ciudad de los ceretanos mencionada por Ptolomeo).

Julia Luperca

Con respecto al sacrificio de Ifigenia, Tzetzes dice que en Roma se produjo un milagro similar al que salvó a la doncella en el último momento. Julia Luperca es la heroína de esta anécdota. Era una joven romana que iba a ser sacrificada como víctima expiatoria en un sacrificio oficial. En el momento en que el sacerdote levantaba la cuchilla, un águila se precipitó sobre él y, arrancándole el arma, la dejó caer sobre una ternera que estaba paciendo cerca del templo. Inmediatamente fue sacrificada la ternera, y Julia Luperca se salvó.

Julia Neápolis

Ver, Flavia Neápolis (ciudad de Palestina fundada por el emperador Vespasiano en el 72, gobernada por muchos imperios a lo largo de su historia de casi dos mil años. Fue fundada en un lugar ….).

Julia Regia

Ver, Baena (localidad romana de la Bética).

Juliacum

Ciudad en la Galia Belgique. En el Itinerario de Antonino, está en un camino que se extiende desde Cattorum Castellum (Kassel) a través de Tongern a Juliacum, y de allí a Colonia (Köln). Juliacum está a 18 leguas de Colonia. Otro camino se extiende desde Colonia Ulpia Traiana (Xanten) a Juliacum, y de Juliacum a Colonia. En este camino también se sitúa Juliacum a 18 leguas de Colonia. Hoy, Juliers o Jülich, estado de Renania del Norte-Westfalia, Alemania.

Juliacum

Colonia romana en la Galia Aquitania. Hoy, Rufiac, comuna de Angoisse, departamento de Dordogne, región de Nouvelle-Aquitaine, Francia.

Julián de Vienne

(san) (?-304). Religioso francés, nacido en la localidad francesa de Vienne, fue soldado legionario de la Sexta Legio Gallicorum. Ferreol era su tribuno, su superior mayor dentro de la milicia romana. Julián se bautizó, dejó la milicia y se hizo anacoreta, dedicándose a la oración y la penitencia. Lo persiguieron por ser cristiano, y murió martirizado el año 304, bajo el imperio de Diocleciano, en Brioude. La cabeza de Julián, lavada en el río Allier, la llevaron a su antiguo tribuno Ferreol, el cual confesó ser también cristiano. Entonces lo mataron y enterraron en el mismo hoyo la cabeza de Julián y el cuerpo de Ferreol. Los benedictinos extendieron la devoción a san Julián por toda Europa. Se celebra en la liturgia el 7 de enero.

Julián el Hospitalario

Santo venerado en España y en Sicilia, y acerca del cual no se posee ningún dato. Fiesta el 12 de Febrero.

Juliana

(santa) (siglo IV). También conocida por Illana. Nació en Nicomedia, cerca de la corte del emperador Diocleciano. De familia distinguida, contra la voluntad de su padre, senador, se hizo cristiana, lo que la llevó al martirio, después de sufrir toda clase de tormentos. Murió a principios del siglo IV; su cuerpo se encuentra en el pueblo cántabro de Santillana. Su fiesta se celebra el 16 de febrero.

Julianistas

Ver, Aftartodocetas ((siglo IV). Sosteniendo que Jesucristo no había muerto ya que era incorruptible, Gajano, obispo de Alejandría fundó en ….).

Juliano

Lucio Octavio Cornelio Publio Salvio Juliano Emiliano (Lucius Octavius Cornelius Publius Salvius Iulianus Aemilianus) (siglo II). Fue un abogado de origen africano (tunecino) procedente de Hadrumetum. Fue discípulo de Javoleno Prisco. Como cuestor revisó, por indicación de Adriano, los edictos de los pretores, que fueron entonces votados con forma inalterable como un código de derecho civil por el Senado en el 131. Juliano se convirtió tanto en un eminente abogado como en un brillante funcionario, llegando a ser pretor y cónsul en el 148. También gobernó la Germania Inferior en los años siguientes y desempeñó otras gobernaciones en la Hispania Citerior del 161 al 164 y en África en el 167 y 168. Dirigió la famosa escuela sabina de leyes, fue miembro del consejo privado de Adriano y escribió una vasta obra de consulta legal, el Digesto, en noventa libros, probablemente en la década de los cincuenta, cuando no desempeñaba ningún cargo oficial. Muchos de sus dictámenes (responsa) fueron compilados y publicados por su discípulo Africano. La obra era original y tuvo una gran influencia: su aproximación a los problemas legales fue práctica y pragmática, y Juliano estaba dispuesto a admitir las anomalías. Su obra fue reconocida como una fuente primordial por Justiniano, cuyo código contiene muchos extractos suyos. Murió en 169. Ver, Sabiniani.

Juliano

Relativo a Julio César o instituido por él.

Juliano

Marco Aurelio (Marcus Aurelius Julianus) (siglo III). Su identidad es difícil de distinguir del también usurpador Sabino Juliano; quizá se trate de la misma persona. Siendo gobernador del Véneto, a la muerte de Caro (283), se sublevó proclamándose emperador en una parte de Pannonia. Fue derrotado en algún lugar del Ilírico. Muerto en 285.

Juliano

(siglo IV). Tío del emperador Juliano y hermano de su madre Basilina.

Juliano

Flavio Claudio (Flavius Claudius Iulianus) (331-363). Nació en Constantinopla y murió en Mesopotamia. Hijo de Julio Constancio, un hermanastro del emperador Constantino el Grande, y de su esposa Basilina; nieto de Constancio Cloro. Juliano fue educado en el cristianismo: tras el asesinato de su padre, en el 337, su primo Constancio II lo recluyó junto a su hermanastro Galo en un remoto castillo en Capadocia, donde recibieron educación cristiana. Pero Juliano leyó también mucha literatura clásica, influenciado por su tutor, el eunuco Mardonio, y adquirió una pasión secreta por la antigua religión. Cuando en el 351 su hermano Galo fue nombrado césar (lugarteniente del emperador), Juliano marchó a Éfeso para estudiar con el filósofo neoplatónico Máximo y fue iniciado como sacerdote de los ritos de esa disciplina. Más adelante, Juliano fue a estudiar a Atenas, manteniendo su conversión en secreto, pero de todas formas, en noviembre del 355, Juliano se convirtió en una figura pública cuando Constancio II lo convocó en Milán, lo casó con su hermana Helena y lo nombró César con jurisdicción sobre la Galia y Britannia; Juliano reemplazó así a Galo, que había sido ejecutado el año anterior. Juliano se ganó rápidamente la admiración de sus tropas y obtuvo una sonada victoria en Argentoratum (hoy, Estrasburgo). En las campañas siguientes de los años 356-359, Juliano consiguió reducir a los francos y a los alamanes, con lo que se restituyeron las fronteras del Rhin. Cuando Constancio II, celoso de su poder, preparaba su expedición contra Persia, ordenó a Juliano que le enviara algunas unidades de élite. En estas circunstancias, el ejército se amotinó y proclamó "Augusto" a Juliano, levantándolo sobre un escudo a la manera de los galos. Juliano aceptó el título y ofreció el acostumbrado donativo a sus tropas. En 361, cuando su ejército se disponía a marchar hacia el este para enfrentarse a las tropas de Constancio II (que no había aceptado el nombramiento), éste murió de repente antes de llegar a Constantinopla. El nuevo y efímero emperador (361-363) quiso aprovechar la debilidad interna de la Iglesia para rehabilitar la tradición y cultos paganos, que habían intentado ya suprimir sus predecesores. Pero probablemente Juliano no pretendía restaurar el paganismo tradicional, sino más bien imponer una nueva religión oficial ligada a las costumbres religiosas de los griegos y romanos. Este componente helénico es importante para comprender la política religiosa de "el Apóstata", como luego se le llamó en la historiografía cristiana por haber renegado de la religión cristiana y haberse convertido de nuevo "en secreto" al paganismo, cuando éste ya se perseguía. A pesar de las leyes contra los paganos dictadas por Constantino y sus hijos, es evidente que la simbología pagana estaba aún presente en las instituciones del Estado y, particularmente, en el Senado romano "occidental", en el que se concentraba la más rica aristocracia del Imperio. Pero paradójicamente la obra político-religiosa de Juliano se centró en la "parte" oriental del Imperio, en teoría más cristianizada que la occidental. La razón de esta aparente contradicción radica en el hecho de que las poblaciones orientales estaban más próximas a la cultura helénica que el resto y, en consecuencia, el mensaje del emperador sería captado mejor. Esta era una de las razones, pero sin duda hubo otras. No es la menor creer que la depuración de elementos cristianos del ejército y la administración, incluido el comitatus, constituyó una de las primeras medidas políticas adoptadas por el nuevo emperador. A ellas siguieron luego la privación de la inmunidad fiscal a la Iglesia de Constantinopla, privilegio que ostentaba desde Constantino, y, en cambio, redujo a casi la cuarta parte (de 25 a 7 solidi) la cuantía del impuesto de la Galia. Confiscó los bienes de la Iglesia y devolvió a los templos paganos los anteriormente confiscados y, curiosamente, redujo de forma drástica el número de notarii, protectores, y, ante todo, agentes in rebus. Finalmente repuso la estatua de la Victoria en su Altar en la Curia y prohibió a los pedagogos cristianos que ejercieran su magisterio en las escuelas. A principios del 363 decidió reconstruir el famoso templo de Jerusalén, de acuerdo con sus ideas de favorecer la religión judía frente a los galileos, como genuina representante de la religión nacional de aquel pueblo frente a las innovaciones revolucionarias del cristianismo; encargó a Alipio la dirección, cuyo costo iría a cargo del Estado. A poco de comenzar las obras, la zona padeció un ligero terremoto que dio al traste con las mismas. Entre las reformas civiles, hay que mencionar su intento de revivir las antiguas estructuras municipales, intentando dotarlas de autonomía. Las curias municipales habían perdido desde hacía tiempo toda iniciativa real y, además, se encontraban medio desiertas, porque el impuesto inherente a la función curial era una pesada carga sin contrapartida positiva. Juliano hizo que entraran en las curias todos aquellos que económicamente eran realmente capaces, estableciendo fuertes multas para los que intentaran defraudar esta obligación y estableciendo ciertas exenciones para los médicos municipales, los notarios imperiales tras quince años de servicios, los domiciliados secundariamente en una ciudad, los padres de trece o más hijos, etc.. Las curias recuperaron el derecho de imponer impuestos, al tiempo que se establecían duras penas contra los funcionarios indignos. Ordenó también que las propiedades públicas confiscadas o usurpadas fueran restituidas a las ciudades, perdonando, en ciertos casos, a algunas el pago de impuestos atrasados para aliviar su situación. Es en este intento de devolver una vida plena a los municipios en el que hay que situar sus cartas a diversas ciudades, empezando por las escritas en Iliria antes de la muerte de Constancio, así como su interés por asistir a las sesiones del Senado y su gusto en recordarles las glorias pasadas. También favoreció a los municipios el mayor control que Juliano impuso en la utilización de la posta pública, pues su uso abusivo traía consigo el mal estado de los caminos y estaciones cuyo arreglo corría a cargo de las curias correspondientes. En materia de justicia se esforzó por agilizar su aplicación, al tiempo que restauraba ciertas leyes tradicionales frente a las innovaciones de sus predecesores. En cuanto al ejército, empezó por conseguir que el soldado recibiese su paga regularmente y en efectivo, no en especies, y con su propio ejemplo intentó fortalecer la disciplina y dureza del soldado, evitando una larga ociosidad. También por aquí intentó descargar a los municipios de algunas de las cargas que tenían con respecto al aprovisionamiento de los ejércitos que pasaban por sus límites. Sin embargo, el gran error de Juliano fue intentar completar la campaña contra los persas que ya había iniciado su predecesor. Tras pasar seis meses en Constantinopla, Juliano se trasladó a Antioquía, su trampolín para el ataque al imperio persa del rey Sapor II. Los habitantes de esta ciudad, en su mayoría cristianos, mostraron su oposición a Juliano durante su estancia, y el concejo boicoteó sus esfuerzos para acabar con una hambruna. Juliano escribió una defensa satírica de su posición titulada El enemigo de la barba (El enemigo del filósofo). Se marchó de Antioquía en marzo del 362 a la cabeza de su ejército y obtuvo una victoria sobre el ejército de Sapor II en Ectesifón. Pero en adelante tuvo poco éxito: su ejército fue acosado por los veloces batallones persas, y en junio del 363, Juliano murió asesinado en una refriega. Su esposa había muerto en el 360 y Juliano no dejó ningún heredero. El trono fue ocupado por su segundo en el mando, Joviano. Su amigo Libanio pronunció su discurso fúnebre. Su lugarteniente Procopio, que llegará poco después, será el encargado de trasladar sus restos e inhumarlos en Tarso. Juliano fue un erudito y un asceta, además de un capacitado administrador con mucha habilidad financiera. Sus obras, muchas de las cuales se han conservado, muestran su educación y su destreza literaria. Tenemos unas ochenta cartas suyas, algunas de las cuales nos ofrecen un retrato del hombre y de su vida. Juliano fue un satírico: su Banquete es una descripción cómica de la llegada de Constantino entre los dioses del Olimpo. Solo se conservan algunos fragmentos de su tratado Contra los galileos, en el que se opone a los cristianos. Hay además ocho Discursos. Parece que el compromiso personal de Juliano fue con el dios único y universal de los neoplatónicos, según lo enseñaba Jámblico. Ver, Constancio II.

Juliano ben Sabar

o Juliano ben Sahir o lulianus Sabarides (siglo VI). Líder mesiánico de los samaritanos. En el año 529, Juliano encabezó una revuelta contra el Imperio bizantino gobernado por Justiniano I, debida, según Procopio de Cesarea, a la legislación que prohibía su culto, o por las tensiones con los cristianos según Cirilo de Escitópolis. Juliano se declaró rey de Israel, tomando a Jeroboam I como modelo, y dirigió un ejército samaritano que hizo estragos en las ciudades de Escitópolis, Cesarea Marítima, Neápolis, Belén y Emaús. Hacia 530 se había hecho con casi toda Samaria, en una rebelión marcada por las masacres de cristianos a gran escala y la destrucción de iglesias. El emperador Justiniano recurrió a la ayuda de los gasánidas, consiguiendo que en 531 la revuelta fuese sofocada, y el mismo Juliano decapitado, según Teófanes el Confesor. Decenas de miles de samaritanos fueron asesinados y esclavizados, y muchos vendidos en todo Oriente Medio. Algunos serían exportados a lugares tan lejanos como el Imperio sasánida, donde sus descendientes serían reclutados para la invasión persa del Levante mediterráneo 85 años más tarde. La sublevación de Juliano ha sido comparada con la rebelión de Bar Kochba en la vecina Judea.

Juliano ben Sahir

Juliano ben Sabar ((siglo VI). Líder mesiánico de los samaritanos. En el año 529, Juliano encabezó una revuelta contra el Imperio bizantino gobernado por Justiniano I, debida, según Procopio ….).

Juliano de Eclanum

(siglo V). Heresiarca, muerto en 455. Nombrado obispo de Eclanum, en Apulia, abrazó la herejía de Pelagio y sostuvo una violenta polémica con san Agustín. Fue anatematizado y depuesto del gobierno de la diócesis por el papa Celestino.

Juliano Naucelio

Claudio (siglo II). Era natural de Éfeso. Fue cónsul en el 145 y procónsul entre 157-159.

Julias

Livias ((hebreo talmúdico, Beit Ramata). Era una ciudad de Transjordania en la antigüedad clásica. La ubicación tradicional de la ciudad romana está en ….).

Julias

Livias-Julias (ciudad de Palestina, al noreste del lago Tiberíades).

Julio

Centurión al que se encargó la misión de trasladar a Pablo desde Cesarea hasta Roma por mar. La tripulación completa del bajel en que navegaron ascendía a 276 hombres.

Julio Agrícola

Cnelio (38-94). Cónsul y general romano nacido en Fréjus. Fue primero cuestor, después tribuno en tiempo de Nerón, pretor religioso en el de Galba, gobernador de Aquitania, y cónsul bajo el gobierno de Vespasiano. Enviado contra los bretones, consiguió, después de varias campañas y de grandes esfuerzos, conquistar toda la Reino Unido y convertirla en provincia romana. Pero Domiciano, envidioso de su gloria y de su fama, le mandó repentinamente presentarse en Roma y, según la opinión más acreditada, le hizo envenenar cuando contaba cincuenta y seis años de edad.

Julio Cano

(Iulius Kanus) (siglo I). Filósofo o rétor, cuyos comentarios nada políticos ofendieron a Calígula y provocaron su ejecución.

Julio el Africano

(Iulius Africanus) (siglo I). Orador público procedente de la Galia. Quintiliano lo conoció y alabó su talento. Quintiliano cita fragmentos de un discurso de Julio congratulándose con Nerón por haber escapado a la conspiración de su madre en el 59.

Julio el Africano

(Iulius Africanus) (siglo III). Escritor cristiano griego procedente de Aelia Capitolina (Jerusalén). Fue uno de los miembros de la comisión enviada a Heliogábalo en el 220 que obtuvo para Emea el estatus oficial como la ciudad de Emea Nicópolis. Julio permaneció en Roma, donde reunió una biblioteca en el Panteón para el emperador Severo Alejandro. Realizó una comparación cronológica entre los sucesos bíblicos y clásicos, y publicó sus hallazgos en cinco libros titulados Cronografías, que EusebIo utilizó como fuente. Julio el Africano redactó una enciclopedia en veinticuatro volúmenes titulada Amuletos (Kestoi), en gran parte sobre magia; se conservan fragmentos de ambas obras. También han sobrevivido dos cartas: una dirigida a Orígenes, poniendo en duda la historia apócrifa de Susana, y la otra dirigida a Arístides, intentando reconciliar las cronologías contradictorias de Jesús citadas en los Evangelios.

Julio I

Papa y santo (337-352). Nació y murió en Roma. Sucedió a san Marcos. Su pontificado, comenzado en el 337 y terminado en el 352, se caracterizó por la lucha contra las herejías, especialmente la arriana. En una época en que los teólogos presentaban varias interpretaciones distintas de las doctrinas cristianas, luchó contra herejes y cismáticos. El emperador Constancio, protector del arrianismo, intentó obligar a Roma a seguir sus doctrinas y Julio desafió su voluntad hasta su muerte. Le sucedió san Liberio. Entre sus escritos hay un Constitutum prohibiendo a los clérigos llevar sus causas a los tribunales seculares. Su fiesta se celebra el 12 de abril.

Julio Juliano

(ss. III-IV). Padre de Basilina, la segunda esposa del emperador romano Julio Constancio. Alto funcionario en la corte de Licinio, bajo cuyo gobierno fue prefecto del pretorio (316-324) y gobernador de Egipto. Su hermana Constancia estaba casada con el propio Licinio. Julio Juliano educó en la religión cristiana a sus dos hijos, Basilina y Juliano, tío homónimo del emperador Juliano, Bajo la tutela del influyente obispo arriano Eusebio de Nicomedia.

Juliobona

o Julia Bona. Asentamiento de la Galia Lugdunense. Se encuentra a 5,6 km al norte del Sena y a 39 km al este de Le Havre. Antes de la conquista romana de la Galia, Juliobona era la capital de los caletes, o habitantes del País de Caux. Fue destruida por Julio César y luego reconstruida por Augusto. Antes de ser otra vez arruinada por las invasiones bárbaras, se había convertido en un importante centro desde donde las carreteras romanas se ramificaban en todas direcciones. Era una ciudad administrativa, militar y comercial situada cerca del Sena. Esto hizo una gran ruta de transporte entre Britannia y el resto del Imperio romano. También fue una encrucijada de comunicación para traer caminos romanos a Harfleur, Étretat, Dieppe, Évreux y Rouen. Los restos de baños romanos y de un teatro capaz de contener a 3.000 personas han sido sacados a la luz. Se han encontrado muchas reliquias romanas y galas, especialmente una estatua de bronce de Apolo (Louvre) y dos bellos mosaicos expuestos al museo de Rouen. Hoy, Lillebonne, departamento del Seine-Maritime, región de Normandie, Francia.

Julióbriga

Iuliobriga (ciudad edificada por Augusto en memoria Cayo Julio César, su padre adoptivo).

Juliomagus

Iuliomagus.

Juliopolis

Tarso (ciudad situada en una llanura muy fértil, en el Mediterráneo, en la desembocadura del río Cydno (Tarsus Çayi), en la parte más suroriental de Asia Menor. Hubo una ….).

Juliópolis

Gordio (capital del antiguo reino de Frigia. El núcleo de Gordio, compuesto por la ciudadela, la ciudad baja y una ….).

Juliópolis

Ciudad de Bitinia Secunda. Fue fundada en tiempos del emperador Augusto, por el jefe indígena Cleón de Gordiokome. Anteriormente había sido conocida por el nombre de Gordoucome, como lo demuestran textos de Plinio y Estrabón. Se desconoce la situación de esta ciudad, aunque se cree corresponde a Gordoserboi, Turquía.

Julios

Sacerdotes romanos, que formaban uno de los tres colegios de los lupercales. Ver, Lupercos.

Julium Sidus

Cometa que apareció en la muerte de César, y que la superstición y la lisonja interpretaron como signo de su apoteosis.

Julius

Nombre latino del mes de Julio, derivado de Julio César. Su nombre primitivo era Quintilis, el quinto (mes), pues el año empezaba por marzo. Júpiter era la divinidad tutelar de este mes. Ver, Calendario romano, Calendario italogriego primitivo, Quintilis (nombre latino del quinto mes del año romano).

Julo

Julo (en latín, Julus) es otro nombre del hijo de Eneas, Ascanio. Se ha hecho remontar a él el nombre de la familia de los Iulii, a la que perteneció César y, por adopción, Augusto. Julo fundó en el Lacio la ciudad de Alba, metrópoli de Roma. El origen de este nombre se explica así: en los combates que siguieron a la desaparición de Eneas, Ascanio tomó el mando del ejército confederado latino, formado por Aborígenes y soldados troyanos, y le aseguró la victoria contra los rútulos y sus aliados etruscos (Ver, Mecencio). En recompensa se le dio el sobrenombre de Iobum (tal vez deba leerse Iolum o Iovlom), diminutivo de Júpiter, con lo cual Ascanio se habría convertido en el "Pequeño Júpiter". Esta etimología aparece ya en Catón, en sus orígenes. Se observará que el rey Latino pasaba por haber sido identificado, después de su muerte, con el dios de la confederación latina: Júpiter Lacial (Ver, Latino). A veces se establece una distinción entre Julo y Ascanio, y no se considera a Julo como hijo de Eneas, sino como su nieto, y como hijo de Ascanio. A la muerte de su madre, habría sido desposeído del trono de Alba por Silvio, su tío, hijo de Eneas y Lavinia, quien lo convirtió en un sacerdote.

Página 12 - 15 Palabras 551 al 600 de 704

 

Volver