Juba I

(siglo I a.C.). Rey de Numidia (60-46), hijo y sucesor de Hiempsal II, que es conocido a través de los autores cesarianos por su arrogancia y crueldad. En su juventud visitó Roma en una embajada y fue despreciado por Julio César. Juba alimentó su resentimiento contra César y apoyó a Pompeyo en la guerra civil. Cuando Curión entró como legado de César en África en el 49 a.C. y decidió anexionar su reino, Juba se opuso y barrió a las tropas de este en la batalla de Bagradas, en la que Curión fue asesinado. Tras la batalla de Farsalia, en agosto del 48, Juba se embarcó en una política de anexión de la provincia de África alentado, según afirmó él mismo, por Quinto Metelo Escipión. Catón se negó a admitirlo en Utica; fue atacado y cercado por Sittio y por el rey Bocco II, pero pudo unirse al republicano Metelo Escipión para oponerse a César en la batalla de Tapso en el 46. Juba escapó tras la derrota y, al carecer de apoyo, se mató en un pacto suicida junto con Marco Petreyo.
 
Volver