Josías

o Yoshiyyahu o Iosías (siglo VII a.C.). Rey (ca.640-609) de Judá. Hermano y sucesor de Amón y nieto de Manasés. Subió al trono a la edad de ocho años. Era biznieto de Ezequías. Atrapado entre Asiria y Egipto, trató de salvar su reino de la amenaza de los primeros aliándose con los segundos, una política nada oportuna que concluyó en fracaso. Su muerte, ocurrida en la batalla de Megiddo contra el faraón Uahemibre Necao II, en el 609, fue considerada por los judíos como una gran catástrofe. Este faraón puso en su lugar al rey Joaquín y Judá se convirtió en un reino títere de Egipto. La elegía de Jeremías por Josías se encuentra en el libro apócrifo de Esdras. Su reinado se caracterizó por su acendrada fe y culto religioso de Yahveh, para lo cual efectuó una restauración del Templo de Jerusalén, durante la cual fue hallado el Libro de la Ley, en realidad, una parte del Deuteronomio. Josías adoptó con entusiasmo este código, que se suponía escrito por el mismo Moisés, confiriéndole prácticamente un rango constitucional, que llevó a la práctica el Sumo sacerdote Helcías. Si bien sus inmediatos sucesores dieron marcha atrás con respecto a tales innovaciones, tras el Cautiverio, los líderes del retorno (Esdras y Nehemías), así como otros profetas posteriores (Ageo, Zacarías y Malaquías), crearían un nuevo Israel fundado en la autoridad de la Ley y en los libros mosaicos (el Pentateuco). El temprano entusiasmo que mostró Josías por la Ley le convierte en un precursor de ese estado teocrático. Supo practicar una política independentista y aprovechar la situación crítica de Asiria para recuperar parte de territorios de Galilea e incluso apoderarse de otros enclaves filisteos. En el año 609 luchó contra el faraón Nekao II, aliado a los asirios, siendo derrotado por el egipcio en la llanura de Megiddo, en donde fue malherido. Llevado a Jerusalén, murió poco después. Judá pasó otra vez a dominio egipcio. El reino de Judá no sobreviviría mucho a Josías. De reino títere de Egipto pasó a convertirse en una provincia de Babilonia. Nabucodonosor saqueó Jerusalén durante el reinado de uno de sus monarcas y depuso luego al sucesor de aquél. Sedecías, el último rey de Judá, fue llevado cautivo a Babilonia (587). El reino fundado por Roboam dejó de existir, pero su estirpe regia (la casa de David) continuó y, en la persona de Zorobabel, retornaría a Jerusalén cincuenta años después. Ver, Cronología de Judá.
 
Volver