Aborígenes

"los autóctonos". En las leyendas romanas, los aborígenes son los habitantes más antiguos de la Italia Central. Son considerados como hijos de los árboles. Viven sin leyes, sin ciudades, como nómadas, y se alimentan de los frutos silvestres. Su nombre se interpreta generalmente en el sentido de "el pueblo originario". Sobre ellos reinaba el rey Latino cuando Eneas llegó al Lacio a la cabeza de sus troyanos. Unidos con éstos, formarán el pueblo latino, llamado así en honor del rey Latino (Ver). Fueron identificados por los historiadores griegos del período helenístico, dentro de su visión helenocéntrica de la prehistoria universal, con los arcadios, considerados los primeros inmigrantes griegos que llegaron al sur de Italia diecisiete generaciones antes de la guerra de Troya, que se habrían establecido después en Umbría y en el país de los sabinos.
 
Volver