Abonda

La primera de las hadas benéficas que, según antiguas leyendas, comunes a muchos pueblos de Europa, iban por la noche a las casas llevando consido toda clase de bienes. En el latín medieval se las llamaba Dóminae nocturnae, señoras de la noche.
 
Volver