Juan Bautista

(san) (Yohanan / Ioannes) (siglo I). Precursor y anunciador del Mesías que, según los Evangelios cristianos, era primo de Jesús de Nazaret, a quien, según se dice, Juan había bautizado en el río Jordán ca.34. Era hijo del sacerdote Zacarías y de Isabel. Nació unos pocos meses antes que Jesucristo, en la localidad de En-Karim, no lejos de Jerusalén. Este personaje, enaltecido por su propio padre como "precursor del Mesías", aparece en el desierto, tras haber vivido muy probablemente en la comunidad esenia, predicando el bautismo como vía para el perdón de los pecados, acción que realiza en el Jordán, bien en Betania, bien en Ennón hacia el año 28-29 de nuestra era. Por el Evangelio de san Juan se conoce su encuentro con Jesús, así como la inquietud que provocó su actuación en el propio Herodes Antipas, a quien le reprendía públicamente su adulterio con la mujer de su hermano y a un tiempo sobrina suya, llamada Herodías. Herodes lo hizo encarcelar en la fortaleza de Maqueronte y finalmente ejecutar para contentar a Salomé, la cual, instigada por su madre Herodías, había pedido como recompensa la cabeza del Bautista. Juan el Bautista fue enterrado por sus seguidores. Hubo noticias de que Juan había resucitado. Leyendas posteriores cuentan que su cabeza fue llevada a Constantinopla en el siglo IV, para ir a parar más tarde a manos del rey francés Pipino. En la Iglesia ortodoxa es más normal llamarle el Precursor (de Jesús) que el Bautista. Su seguidor Apollos llevó su mensaje a la diáspora judía y se enfrentó con Pablo de Tarso. Su fiesta se celebra el 24 de junio.
 
Volver