Yehud

Provincia del Imperio Neo-Babilónico, desde la represión de la rebelión judía en el año 585/6 a.C.. Estuvo bajo la administración de Godolías, aunque rápidamente fue despoblada después de su asesinato y otra revuelta fracasada alrededor del año 582/1 a.C.. La provincia fue absorbida por el Imperio aqueménida con el derrumbamiento del Imperio babilónico en 539 a.C.. A finales del siglo VII a.C., Judá se convirtió en un reino vasallo del Imperio neobabilónico. Sin embargo, había facciones rivales en Jerusalén algunos apoyando la lealtad a Babilonia y otros instando a la rebelión. En los primeros años del siglo VI, a pesar de las fuertes protestas del profeta Jeremías y otros, el rey Sedecías se rebeló contra Nabucodonosor y entró en una alianza con el faraón Apries de Egipto. La rebelión fracasó, y en 597 a.C. muchos judíos, incluyendo el profeta Ezequiel, fueron exiliados a Babilonia. Unos años más tarde Judá se sublevó una vez más. En 589 Nabucodonosor sitió de nuevo a Jerusalén, y muchos judíos huyeron a Moab, a Amón, a Edom y otros países para buscar refugio. La ciudad cayó después de un asedio de dieciocho meses y Nabucodonosor saqueó y destruyó Jerusalén y quemó el Templo. Así, en 586 a.C., gran parte de Judá fue devastada, la familia real, la clase sacerdotal y los escribas, la élite del país, fueron exiliados a Babilonia y el antiguo reino sufrió un fuerte declive tanto económico como poblacional. El reino anterior de Judá entonces devino como una provincia babilónica (587-539 a.C.), gobernada por Godolías, un judío que no pertenecía a la dinastía del rey David. La provincia incluía las ciudades de Bethel al norte, Mizpah y Jericó al este, Jerusalén y Beth-Zur al oeste y Ein Guedi en el sur. El centro administrativo de la provincia era Mizpah y no Jerusalén. Los judíos que se habían refugiado en los países circundantes regresaron a Judá. Aún así, Godolías fue asesinado por un miembro de la casa real anterior, provocando, por miedo a la represalia, un movimiento masivo de refugiados a Egipto, donde el profeta Jeremías fue su líder moral. A pesar de que las fechas no son aclaradas en la Biblia, esto probablemente aconteció en el año 582/1 a.C., unos cuatro o cinco años después de la destrucción de Jerusalén y el Primer Templo en 586 a.C.. El Libro de Jeremías informa que un total de 4.600 de judíos fueron exiliados a Babilonia. A esta cifra hay que añadir aquellos deportados por Nabucodonosor en 597 a.C. tras el primer asedio a Jerusalén, cuándo fue deportado el rey de Judá, su tribunal y otros ciudadanos prominentes, junto con una porción de la población de Judá, totalizando aproximadamente 10.000. El Libro de los reyes también sugiere que fueron 8.000. Jeremías da a entender que un número equivalente pudo haber huido a Egipto. Hay quien sugiere que 3/4 de la población de Judá permanecieron. Ver, Templo de Jerusalén.
 
Volver