José de Arimatea

(san) (siglo I). Un rico seguidor de Jesús que, tras la crucifixión, pidió a Pilato que le entregara el cuerpo del crucificado para envolverlo en un sudario limpio y proceder a su entierro. Según Juan, que es quien narra este episodio de forma más detallada, la actuación de José venía motivada por su temor a lo que pudieran hacer los judíos. Contando con la ayuda de Nicodemo, ungió el cuerpo y lo depositó en una tumba nueva que había en el huerto donde se había producido la crucifixión; el lugar fue elegido precisamente por su proximidad. La supuesta visita de José a Inglaterra, a Glastonbury en concreto, es una invención de finales de la Edad Media. En la Francia del siglo XIV, la viuda de un caballero, impulsada por la necesidad de dinero, exhibió un sudario de lino que, supuestamente, era el que había utilizado José para envolver el cuerpo de Jesús. En el siglo siguiente, dicho sudario fue legado al duque de Saboya y, desde entonces, ha permanecido en posesión de sus herederos: los reyes y ex-reyes de Italia. En el siglo XVI fue colocado en una capilla especial en Turín, la nueva capital de Saboya y Piamonte. Con respecto a sus orígenes, se ha especulado con la posibilidad de que llegara a Francia como parte del botín extraído de Constantinopla durante la Cuarta Cruzada (1204). De las muchas incógnitas que rodean a esta enigmática reliquia, quizá la más difícil de despejar sea la de su posible identificación con el Mandylion, un paño que, según se decía, conservaba una imagen que guardaba cierta similitud con la de Jesús, y que apareció por vez primera en Éfeso, para ser luego trasladado a Constantinopla en el siglo VI. Fiesta el 17 de Marzo
 
Volver