Os damos la bienvenida al Diccionario de Historia Antigua y Mitología más completo de Internet.

Introduce la palabra que quieras consultar, selecciona el tipo de búsqueda (Todos los campos, Palabra o Descripción) y haz clic en "Buscar".

- Cuando realizas una consulta de un término ten en cuenta que el buscador mostrará un listado alfabético de las palabras exactas y también de aquellas palabras que contengan dicho término.
- Una vez hayas realizado una búsqueda, si has navegado por distintas páginas o has entrado a explorar el listado por letras es aconsejable pulsar el recuadro "Anular" antes de realizar una nueva consulta.

Página 4 - 15 Palabras 151 al 200 de 704

Palabra   |   Descripción

Jarrán

Harrán (ciudad de Siria, a 225 millas al este de Nínive. Importante ciudad comercial al noroeste de Mesopotamia donde se cruzan varias rutas caravaneras; allí se ….).

Jasarmavet

Región del océano Índico, al sur de Arabia, tal vez el actual Hadramaout. Legendario país del incienso en las fuentes antiguas.

Jasejem

o Khasekhem (siglo XXVIII a.C.). Faraón (ca.2.750-2.740) del Período Tinita y de la Dinastía II (2.890-2.686). Uno de los reyes más distinguidos de Egipto. Sucesor de Peribsen, a quien desplazaría del trono mediante las armas, e inmediato predecesor de Jasejemuy. Originario de Hieracómpolis, se desconoce su familia y el modo de cómo pudo hacerse con el poder. Ni las Listas reales ni Manetón lo incluyen como faraón de Egipto. Sin embargo, algunos monumentos confirman la realidad de su reinado, testimoniando sus actividades guerreras, contra Peribsen, los libios y nubios (fragmento de estela, inscripciones en el zócalo de sus estatuas, vasos de piedra de Hieracómpolis y Saqqara) y sus actividades político-religiosas, como la celebración de una Fiesta Sed (estatuas sedentes del Ashmolean Museum de Oxford y del Museo egipcio de El Cairo). Algunos egiptólogos lo identifican con Jasejemuy, nombre que tal vez adoptaría Jasejem tras su victoria contra Peribsen. La vida de Jasejem rápidamente alcanzó las proporciones de una leyenda que perduró a lo largo de toda la historia de Egipto. Restableció a Horus como dios dinástico. Parece haber sido, sobre todo, un rey guerrero, que dirigió una expedición a Nubia. No obstante, su victoria más importante tuvo lugar contra el norte, en una cruenta guerra que habría producido 47.209 muertos entre los enemigos del rey. Es obvio que esta fue una auténtica guerra de reunificación definitiva de Egipto. Para celebrar su victoria, el rey depositó una importante serie de objetos votivos en el viejo templo de Hieracómpolis. Pero, sobre todo, el soberano optó asimismo por cambiar su nombre, asociando al mismo tiempo a Horus y Seth reconciliados como dioses dinásticos; de este modo el rey pasó a ser el Horus y Seth Jasejemuy, nombre que significa "los Dos Poderosos son coronados". En su reinado fue destruido el poder de la aristocracia del Alto Egipto y neutralizado el de las ciudades del Delta, con lo que Jasejemuy puso punto final a la más remota etapa de la historia de Egipto y sentaba las bases, veintisiete siglos antes de nuestra era, del primer Estado territorial centralizado de la Historia, en el Imperio Antiguo. Su reinado fue largo, y estuvo marcado por los avances que se alcanzaron tanto en la suntuosidad de la vida en la corte como en la arquitectura. Vasos esculpidos en piedra fueron decorados con montículos dorados, quizá demasiado exquisitos para la época, mientras que el complejo funerario del rey en Abidos destaca por la utilización de bloques de piedra tallados, dispuestos en hileras regulares en el interior. En 1991 tuvo lugar un importante descubrimiento cerca del lugar de enterramiento de Jasejem: una flota de doce barcos enterrados en estrechas zanjas en el desierto. Poco después, excavaciones en otra parte anteriormente no excavada de la tumba revelaron etiquetas del rey Dyoser. Esto sugiere que Dyoser dirigió las exequias de Jasejem, una obligación que recaía en el sucesor del rey. Por tanto, parece que Dyoser sucedió a Jasejem en el trono de Egipto. Nemaatthap, la hija de Jasejem, y posiblemente también su esposa, fue honrada como la antepasada de la posterior Dinastía III, siendo la madre del gran rey Dyoser, pero no se sabe si Jasejem fue su padre natural. Comerció con el próximo Oriente asiático.

Jasejemuy

Khasekhemuy ((siglo XXVIII a.C.). Nombre Horus de un rey (ca.2.740-2.721) de la Dinastía II egipcia, sucesor de Jasejem (la similitud de nombres motivó la hipótesis, hoy no aceptada, de que ambos ….).

Jaset

Xois ((en egipcio antiguo, Jaset o Saja, en árabe Kaft el Sheikh). Ciudad egipcia, en el Delta occidental, en el nomo Setroítes. En esta zona geográfica, a la que muy ….).

Jasides

Adrastro, el uno hijo y el otro nieto de Jasio.

Jaso

o Jassus. Ciudad de Caria. Fue fundada por colonizadores de Argos y restaurada después de una guerra de los naturales de Caria con el pueblo de Mileto. Estaba situada en el centro de un golfo y unida al continente por una estrecha franja de tierra. Según Polibio sus murallas tenían 10 estadios de circunferencia. Era célebre por sus pesquerías. Durante la guerra del Peloponeso se apoderaron de ella los lacedemonios y posteriormente fue capturada por Filipo de Macedonia, que se vió obligado por los romanos a restituirla al rey Ptolomeo de Egipto. Hoy, Asin-Kaleh, en la provincia turca de Esmirna.

Jaso

Hija de Esculapio y Epione, diosa de la enfermedad. Se la representa en un monumento donde se ve a Esculapio, teniendo en una mano una caja, que es quizá la pixis, o caja de los remedios.

Jasón

(siglo II a.C.). Hijo de Eleazar. En 161 a.C., fue enviado a Roma por Judas Macabeo para asegurar una alianza ofensiva y defensiva.

Jasón

Cristiano de Tesalónica que hospedó a Pablo y Silas. Su casa fue asaltada por una turba anticristiana.

Jasón

(ss. V-IV a.C.). Tirano de la ciudad de Feras, en Tesalia. Probablemente hijo o yerno de Licofrón, que estableció su poder sobre las ruinas de la aristocracia de Feras a fines de la guerra del Peloponeso. Jasón fue uno de los personajes más poderosos de su época y aspiraba, mediante una Tesalia unida bajo su liderazgo, a la hegemonía sobre Grecia, y quizá también, o al menos así le presenta Isócrates, a la dirección de una empresa panhelénica dirigida contra los persas. Fue, a principios de la década del 380, gobernante junto con Polialces. Siguió una política de intervención en Eubea y se enfrentó con Esparta en relación con Histiea. Se alió con Tebas y envió refuerzos a los tebanos cuando los espartanos invadieron su territorio. En el 374 envió un ultimátum a su único rival en Tesalia, Polidamante de Farsalo; este había sido al principio apoyado por los espartanos, que luego lo abandonaron. Jasón obligó, pues, a Polidamante a estar de acuerdo con su elección como tagós. Fue por un corto período de tiempo aliado de Atenas, a causa de su amistad con Timoteo, aunque prefirió la amistad con Tebas. Realizó firmes alianzas con Alcetas, rey de los molosios, y en el 371, con Amintas II, rey de Macedonia. En el invierno del 373-372, él y Alcetas apoyaron a Timoteo cuando fue acusado en Atenas por irregularidades financieras. No tomó parte en la batalla de Leuctra en el 371, pero, cuando los tebanos lo llamaron para que les ayudara a destruir a los supervivientes espartanos, los convenció de que no arriesgaran sus ganancias en guerras posteriores. Sin embargo, intervino en Fócide y Lócride y conquistó la colonia espartana de Heraclea, cuya tierra entregó a Malis y a Eta. Impuso su ley a los perrebos, cuyo territorio estaba en la frontera con Macedonia, e insistió en su hegemonía sobre Macedonia y el Epiro. En el 370 asistió con su ejército a los Juegos Píticos en Delfos, pretendiendo presidirlos, pero fue asesinado allí por intrigas de su hermano Polidoro. Sobrevivieron cinco de sus asesinos, pero no llegó a explicarse satisfactoriamente el motivo de la acción. Es posible que intentara invadir Persia, pero sus sucesores, su sobrino Alejandro y sus hijos, fueron incapaces de llevar a cabo sus planes.

Jasón

(siglo II a.C.). Sumo sacerdote (174-171) judío, de nombre Jesús (Iesua), que luego cambió por el griego de Jasón. Fue hermano del también Sumo pontífice Onías III y mediante artimañas y dinero compró su cargo a Antíoco IV Epífanes. Su labor se centró en helenizar a los judíos, construyendo incluso un gimnasio en Jerusalén. Finalmente, fue desplazado del cargo sacerdotal por su primo Menelao, viéndose obligado a huir al país de los ammonitas. Tras un ataque contra Jerusalén, aprovechando la noticia de que Antíoco IV Epífanes había fallecido, hubo de huir otra vez, cayendo en poder del rey nabateo Aretas I que, sin embargo, le dio asilo. Después de muchas peripecias acabó sus días en Esparta, según recoge el Libro 2 de los Macabeos.

Jasón

Jasonio (nombre que diversas fuentes de la Antigüedad daban a un cabo llamado actualmente Yasum Burun, Turquía, en la costa sur del mar Negro, próximo a Sidene).

Jasón

Hijo de Esón y Alcímeda. Pertenece a los descendientes de Eolo. Las tradiciones divergen en cuanto al nombre de su madre: es frecuente llamarla Alcímeda, hija de Fílaco, o bien Polimede, hija de Autólico, y, por tanto, tía de Ulises. Según la leyenda generalmente admitida, Esón, a quien pertenecía legítimamente el trono de Yolco, había sido despojado por su hermanastro Pelias, hijo de Tiro y de Posidón. Se contaba también que Esón había confiado el poder a Pelias hasta que su hijo hubiese alcanzado la mayoría de edad. El oráculo había predicho que el usurpador sería arrojado del trono por un hijo de Esón. Por esta razón, apenas él hubo nacido, cuando su padre hizo correr el rumor de que el niño estaba enfermo. Pocos días después publicó su muerte y preparó los funerales, mientras que su madre le llevó secretamente al monte Pelión, donde Quirón, el centauro más sabio y hábil de su tiempo, tomó la educación a su cargo y le enseñó las ciencias de que hacía profesión, particularmente la medicina, lo que hizo dar al joven príncipe el nombre de Jasón, en lugar del de Diómedes que había recibido en su nacimiento. Queriendo Jasón, a la edad de veinticuatro años, abandonar su retiro, fue a consultar el oráculo, que le mandó vestirse como los magnesios, que juntase a este vestido una piel de leopardo, semejante a la que traía Quirón, que se armase de dos lanzas, y que con este equipaje se presentase en la corte de Yolco, lo que hizo. En el camino se vio detenido por el río o torrente Anauro, que había salido de madre. Felizmente, una vieja que encontró en la ribera se ofreció a pasarle sobre su espalda. Esta era Hera que, según algunos autores, estaba enamorada de su hermosura. Servio dice solamente que esta diosa le amaba, porque habiéndose presentado bajo la figura de una vieja, y habiéndole rogado que la pasase a la otra parte del río Anauro, este joven príncipe, sin saber que era Hera a quien le había hecho este servicio, que ella no olvidó jamás. Otros, en fin, pretenden que Hera no tenía a Jasón el menor afecto, sino porque le miraba como el héroe que algún día debía vengarse de Pelias, a quien aborrecía. Diodoro añade una circunstancia al pasaje del río, y es que Jasón en el tránsito perdió uno de sus zapatos. Esta particularidad minuciosa adquiere un poco más de interés, porque el oráculo que había predicho a Pelias que le destronaría un príncipe de la sangre de los Eólidas, había añadido que "se guardase de un hombre que se le presentaría con un pie desnudo y el otro calzado". Llegado Jasón a Yolco, atrajo la atención de todo el pueblo por su hermosa fisonomía y por la singularidad de su equipaje, se dio a conocer por el hijo de Esón y pidió atrevidamente a su tío la corona que había usurpado. Aborrecido Pelias por sus súbditos y habiendo observado el interés que inspiraba el joven príncipe, no osó emprender nada contra él y, sin rehusarle abiertamente, buscó el modo de eludir la suplica de su sobrino, y alejarlo de sí, proponiéndole una expedición gloriosa pero llena de peligros. Fatigado por unos sueños terribles, hizo consultar el oráculo de Apolo y supo que era menester apaciguar los manes de Frixo, descendiente de Eolo, asesinado cruelmente en la Cólquida, y conducirles a Grecia, pero su avanzada edad era un obstáculo para tan largo viaje. Jasón se hallaba en la flor de su edad: su deber y su gloria le llamaban a él, y Pelias juró por Júpiter autor de su familia, que a su vuelta le devolvería el trono que le pertenecía. A esta relación, se añade que, obligado Frixo a alejarse de Tebas, se llevó consigo un Vellocino precioso de oro, cuya conquista debía colmarle a la vez de riqueza y de honor. Jasón se hallaba en la edad en que se ama la gloria, y aprovechó la ocasión de adquirirla. Se anunció su expedición por toda la Grecia; lo más escogido de los héroes se trasladó de todas partes a Yolco para tornar partido en ella, Jasón escogió a los cincuenta y cuatro más famosos; el mismo Heracles se les une, y dio a Jasón el honor de ser su jefe, como a quien interesaba más la expedición, por ser pariente cercano de Frixo. Por consejo de Atenea, aquél construyó el navío Argo, destinado a conducir a Cólquide a Jasón y sus compañeros (Ver, Argonautas). Cuando estuvo todo preparado para el viaje, Jasón, antes de hacerse a la vela, ofreció un sacrificio solemne al dios autor de su raza, y a todas las divinidades que creía podrían ayudarle en su empresa. Zeus, dice Píndaro, prometió por la voz de trueno, su socorro a esta tropa de héroes. Después de una navegación larga y peligrosa, cuyas diversas aventuras han abastecido de materiales a dos poemas, el uno griego de Apolonio; el otro latino, de Valerio Flaco, los Argonautas llegaron a Colcos. El Vellocino de oro, llevado allí por Frixo, era guardado por toros que despedían llamas y por un horrible dragón. Hera y Atenea, que amaban a Jasón, hicieron que Medea, hija de Eetes y sobrina de Circe, se enamorara de este príncipe, a fin de que el arte de los encantos en que se distinguía le hiciera salir vencedor de los peligros a que iba a exponerse. Entretanto, Jasón y Medea se encontraron fuera de la ciudad, cerca del templo de Hécate, donde ambos se habían dirigido para implorar el socorro de la diosa. Medea, que tomaba ya interés en el héroe, le prometió los socorros de su arte si quería darle su amor. Después de sus mutuos juramentos, se separaron, y Medea fue a preparar todo lo necesario para salvar a su amante. Tales eran las condiciones a las cuales Eetes consentía en volver el Vellocino de oro a Jasón: debía uncir al yugo dos toros, regalo de Vulcano, que tenían los pies y las astas de cobre, y que vomitaban torbellinos de llamas, a un arado de diamantes, y hacerles desmontar cuatro fanegas de un campo consagrado a Marte, para sembrar en ellas los dientes de un dragón de los cuales debían nacer hombres armados que era menester exterminar, en fin, matar al monstruo que velaba sin cesar en la conservación de este precioso depósito, ejecutar todos estos trabajos en un solo día. Seguro de los socorros de Medea, Jasón todo lo aceptó, amansó los toros, los puso el yugo, trabajó el campo de Ares, sembró en él los dientes del dragón, lanzó una piedra en medio de los combatientes que la tierra vomitó, los llenó de tal modo de furor que se mataron entre sí, adormeció al monstruo con hierbas encantadas y una bebida mágica, le quitó la vida y robó el precioso depósito. Perseguidos en la fuga los dos amantes, degollaron a Apsirto, hermano de Medea, y sembraron sus miembros esparcidos para retardar los pasos del rey. Circe les recibió sin conocerlos, los reconoció y los arrojó de su casa. Llegaron a la corte de Alcinoo, rey de los fescios, donde se casaron. Desde allí se dispersaron los Argonautas y los esposos llegaron a Yolco, con la gloria de haber salido bien de una empresa en la que Jasón debía haber perecido, entregando el toisón a Pelias. Desde este momento difieren las tradiciones. Ora reina en lugar de Pelias, ora vive tranquilamente en Yolco dando a Medea un hijo llamado Medeo, ora, finalmente, Medea con sus brujerías, causa la muerte de Pelias, persuadiendo a sus hijas de que lo hiervan en un caldero bajo pretexto de rejuvenecerlo (Ver, Medea, Pelíades). Todas las hijas de Pelias, excepto Alcestis, la menor, participaron en este asesinato. El asesinato de Pelias es presentado como la venganza de Jasón, motivada ya por la usurpación, de que había sido víctima, ya por la muerte de Esón, de la cual Pelias había sido el causante, pues lo había forzado a suicidarse (Ver, Esón). Por este crimen no se devolvió la corona a Jasón. Acasto, hijo de Pelias, se apoderó de ella y obligó a su rival a abandonar Tesalia, y a retirarse a Corinto con Medea. Encontraron en esta ciudad amigos y una fortuna tranquila, y vivieron en ella diez años en la más perfecta unión, cuyo fruto fueron dos hijos, hasta que se turbó por la infidelidad de Jasón. Este príncipe, olvidando las obligaciones que debía a su esposa y los juramentos que le había hecho, se enamoró de Glaucea o Creúsa, hija de Creonte rey de Corinto, se casó con ella y repudió a Medea. Medea tomó por testigos a los dioses ante los cuales Jasón le había jurado en otro tiempo fidelidad, y envió a Glauce como presente un vestido nupcial, que esparció en sus venas un fuego abrasador. El mal alcanzó también a Creonte y se incendió todo el palacio real, mientras Medea inmolaba a los hijos que había tenido de Jasón y huía luego montada en un carro maravilloso, regalo del Sol, que la llevó por los aires. Según antiguas crónicas, Jasón no se había retirado a Corinto sino a Corcira. Justino refiere, según Trogo Pompeyo, que Medea volvió a la Cólquida con Jasón, que se reconcilió con ella, que allí habían restablecido a Eetes en el trono, del cual le había arrojado una facción poderosa. Que Jasón había hecho la guerra a los enemigos de su cuñado; que había conquistado una gran parte de Asia, y se había granjeado tanta gloria, que se le honró como dios, y aun en tiempo de Alejandro el Grande, se veían algunos de sus templos que Hefestión hizo demoler a fin de que nadie pudiese compararse con su señor; pero esta narración queda destruida por las tradiciones griegas, que hacen morir a Jasón en Tesalia. Después del retiro de Medea y la muerte del rey de Corinto, su protector, Jasón llevó una vida errante sin tener establecimiento fijo. Medea, según refiere Eurípides, le había ofrecido que, después de haber vivido bastante para experimentar todo el peso del infortunio, pereciera abrumado bajo los restos de la nave de los Argonautas, lo que en efecto sucedió. Un día que descansaba en la orilla del mar, al abrigo de esta nave que se había sacado al seco, un madero que se desató le rompió la cabeza. Otra tradición dice que Jasón quiso volver a Yolco, donde reinaba Acasto, hijo de Pelias. Para ello se alió con Peleo, que estaba resentido con Acasto (Ver, Peleo), y, con la ayuda de los Dioscuros, saquearon la ciudad. Después Jasón, o bien su hijo Tésalo, reinaron en Yolco. Jasón es incluido también en el número de cazadores que tomaron parte en la cacería de Calidón (Ver, Meleagro).

Jasón de Argos

(siglo II). Historiador griego. Compuso una obra en cuatro libros sobre la historia de la antigua Grecia, la expedición de Alejandro hasta su muerte y la toma de Atenas por Antípatro, padre de Casandro; compuso otros tres libros sobre Cnido, Rodas y los sacrificios de Alejandro.

Jasón de Cirene

(siglo II a.C.). Historiador judío. Escribió cinco libros narrando los hechos ocurridos en el período comprendido entre los años 175 y 160 a.C.. Su obra es una fuente histórica importante para conocer la rebelión de los Macabeos.

Jasón de Nisa

(siglo I a.C.). Filósofo estoico. Se citan de él dos obras tituladas: Vidas de hombres ilustres y Escuela de los filósofos.

Jasonio

o Jasón. Nombre que diversas fuentes de la Antigüedad daban a un cabo llamado actualmente Yasum Burun, Turquía, en la costa sur del mar Negro, próximo a Sidene. Junto a él, en territorio de los cálibes, según el Periplo de Pseudo-Escílax, se ubicaba una ciudad griega de su mismo nombre. Plinio el Viejo habla también de un río llamado Jasonio situado cerca de otro río llamado Melantio, entre las ciudades de Amisos y Farnacia. )o( MITOLOGÍA.- Su nombre era debido a que allí ancló la nave Argo, en el viaje en busca del vellocino de oro de los argonautas, comandados por Jasón.

Jasonion

o Jasonium. Ciudad de Margiana, región del Asia central.

Jasonium

Jasonion (ciudad de Margiana, región del Asia central).

Jasor

Nombre de varias ciudades, entre las que destaca la ciudad cananea situada al norte de Galilea, mencionada por los textos egipcias del archivo del Tell el-Amarna. Conquistada por los israelitas, fue en tiempos de Salomón una importante base militar de su reino. Más tarde fue conquistada por los asirios.

Jassii

Comarca de Pannonia.

Jassus

Jaso (ciudad de Caria. Fue fundada por colonizadores de Argos y restaurada después de una guerra de los naturales de Caria con el pueblo de Mileto. Estaba situada en ….).

Jato

Tierras. En el antiguo Egipto, eran tierras propiedad del faraón, pero los santuarios eran los responsables de administrarlas y explotarlas. Cuando existían problemas económicos los templos contribuían a paliarlos con los bienes de los santuarios y con las tierras Jato que éstos explotaban.

Jatrum

Iatrum (población de Mesia Inferior, situada a la izquierda de la desembocadura del río Athrys, entre Ad Novas y Trimanium).

Jatrus

Athrys (río de Mesia de 285 km de longitud, afluente por la derecha del río Danubio).

Javoleno Prisco

Gayo (o Lucio) Octavio Tidio Tossiano (Caius (o Lucius) Octavius Tidius Tossianus Javolenus Priscus) (siglo I). Jurista y administrador romano. Dirigió dos legiones y desempeñó en Britannia el puesto de iuridicus (legado jurídico, segundo en rango después del gobernador). Fue nombrado cónsul sufecto en el 86, y en el 90 gobernó la Germania Superior. Un año o dos más tarde, Javoleno Prisco gobernó Siria, y ca.96 fue procónsul de África. Trajano lo ascendió a miembro de su consejo privado. Dirigió la escuela sabina de leyes y escribió compendios, con breves comentarios, de las obras de Antistio Labeón (sus Libros últimos), de Casio Longino y de Plaucio. Escribió abundantemente durante los mandatos de Domiciano, Trajano y Adriano, destacando entre sus obras: XV libri ex Cassio de comentarios al ius civile, XVI libri Epistolarum, V libri ex Plautio y dos obras sobre los Posteriores de Labeón: Labeonis posteriorum a Iavolenus Epitomatorum libri VI e lavoleni ex posterioribus Labeonis libri X. Javoleno Prisco publicó también quince libros de cartas sobre temas legales que, aunque no se han conservado, están ampliamente citados por los compiladores del Digesto de Justiniano. Era conocido de Plinio el Joven. Murió en los comienzos del siglo II. Ver, Sabiniani.

Jawa

Lugar del desarrollo protourbano más antiguo de Jordania, que data de finales del IV milenio a.C. (Edad del Bronce Temprano). Está ubicado en una de las áreas más secas del desierto negro (basalto) del este de Jordania. La ciudad fue construida por un grupo de quizás 2.000 migrantes provenientes del norte o del este. Tenían cierta comprensión de la vida urbana, así como de hidrología. Se extendió por más de 100.000 m2 y fue una ciudad amurallada con extensos movimientos de tierra para desviar las inundaciones invernales de wadi a una serie de embalses. Este trabajo debería haberse completado en el primer invierno después de la llegada de los grupos, ya que de lo contrario no habrían sobrevivido al verano siguiente. Se estima que el trabajo habría necesitado una fuerza laboral mínima de 700 hombres. La población tenía grandes rebaños de ovejas, cabras y algunos bovinos. Las estimaciones basadas en el recuento de huesos indican que pudo haber hasta 10.000 ovejas y cabras, así como 800 vacas. También hubo 200 équidos y 160 perros. Por los restos de semillas es evidente que parte del agua también se usó para la agricultura de riego. Los habitantes comían cebada, trigo, garbanzos, lentejas y uvas. La vida de la ciudad fue extremadamente corta. Su población máxima pudo haber alcanzado los 5.000 individuos. Hay un edificio fortificado en el centro de las ruinas de la ciudad original. Se cree que data de 2.000 a 1.500 a.C. y no está asociado con ninguna otra estructura de piedra. )o( NOTA.- Este artículo trata sobre el sitio protourbano de la Edad de Bronce Temprana en el desierto de basalto de Jordania. Para el pueblo de la Edad del Hierro en el centro de Jordania, ver, Tell Jawa.

Jaxartes

u Orexartes. Río de Asia Central, de 2.212 km de longitud, que desemboca al noreste del mar de Aral. El primer tramo lleva el nombre de Narym, antes de alcanzar la depresión de Fergara, donde ya toma el nombre de Sir Daria. Recibe pocos afluentes, ya que las aguas de los torrentes y ríos de montaña son absorbidas por el regadío, la infiltración y la evaporación. Delimitaba el límite septentrional de las conquistas de Alejandro Magno, que habría llegado a sus riberas y habría fundado en 329 a.C. la ciudad de Alejandría Escate "la más distante de Alejandría", como guarnición permanente. Hoy, Sir Daria o Syr-Darya, que discurre por Kirguistán, Uzbekistán y Kazajistán. Ver, Tanais.

Jazael

(siglo IX a.C.). Dignatario de la corte del rey Ben Hadad de Siria. Al hacerle saber Eliseo que estaba destinado a suceder a su achacoso soberano, decidió asfixiar a Benadad. Obtuvo numerosas victorias sobre Israel, Judá y los filisteos, pero hubo de sufrir también las devastadoras invasiones asirias de los años 842 y 839 a.C., un anticipo de la aniquilación de Siria a manos de los asirios que se produciría un siglo después.

Jazarán

Cota de malla.

Jáziges

Iazyges (tribu nómada de Asia Central, una rama de los sármatas. Poco se sabe sobre su lengua, pero era una de las iranias. Hicieron su aparición en el Mar de Azov, conocido ….).

Jazirat

Aradus (ciudad de la actual Siria, en una isla homónima en el Mar Mediterráneo. Es la única isla habitada en Siria. Se encuentra a 3 km de la antigua Antaradus (hoy, Tartus), el segundo puerto más ….).

Jazna

Templo funerario de la ciudad de Petra (Jordania). Su fachada está compuesta por dos órdenes de columnas que, al igual que otras construcciones de la ciudad, está tallada en roca estratificada de tono rosa, lo que confiere al conjunto una singular belleza.

Jazyges

Iazyges (tribu nómada de Asia Central, una rama de los sármatas. Poco se sabe sobre su lengua, pero era una de las iranias. Hicieron su aparición en el Mar de Azov, conocido ….).

Jbel

Djebel (vocablo de origen árabe que designa tanto una montaña como un macizo montañoso).

Jebel

Djebel (vocablo de origen árabe que designa tanto una montaña como un macizo montañoso).

Jebel Mlezza

Muy próxima a la ciudad de Kerkouane (Túnez, África), y situada al norte de la misma, hay una colina poco elevada que albergó una necrópolis donde se encontró una de las tumbas más célebres del mundo púnico; se trata del conocido hipogeo número VIII de Jebel Mlezza. En esta tumba, cuyo contenido constaba de algunos huesos y un modesto ajuar cerámico, apareció una de las representaciones pictóricas más importantes de la arqueología púnica. Las pinturas, realizadas con tonalidades ocres a base de cinabrio, representan el camino que ha recorrido el alma del difunto una vez abandonado el cuerpo. Siguiendo un recorrido de derecha a izquierda, al igual que la escritura púnica, tenemos en una pared la representación de un gallo (que se identifica con el alma del difunto) que se dirige hacia un monumento funerario turriforme. Este gallo se presenta en actitud atacante, con las garras y el espolón en tensión y la cresta desplegada. En la segunda pared se representó el mismo monumento turriforme y, al lado, un altar de fuego. Por último, en la pared frontal de la tumba aparece el gallo sin garras y con la cresta plegada, dirigiéndose hacia una ciudad. Al otro lado de la ciudad, enmarcado por un nicho en la pared, aparece la representación de la diosa Tanit bajo el creciente lunar. La interpretación de la escena es clara: el alma del difunto, una vez depositado el cuerpo en la tumba y purificada el alma por el fuego, alcanza la ciudad de los difuntos, una especie de paraíso o ciudad de dios. La bóveda tallada en la roca que cierra la tumba, también se decoró con un friso que la recorre con elementos geométricos identificados como de origen líbico. La representación pictórica no es importante sólo por la interpretación escatológica y religiosa, sino que esa ciudad configura una imagen magnífica de lo que debió ser una ciudad púnica a finales del siglo IV a.C.. La ciudad que se ha plasmado tiene planta circular con una muralla con torres y merlones semicirculares. Además, las viviendas aportan datos concluyentes sobre la tipología y la tecnología de las edificaciones (dos plantas, techumbres planas, remates con merlones). La planta de la ciudad y el modelo de viviendas, además, se corresponden con la ciudad de Kerkouane, por lo que parece que los artistas reflejaron en las paredes del hipogeo una ciudad, para la que tomaron como modelo la que tenían más próxima. Así, podemos contemplar una "postal" de la ciudad de Kerkouane en pleno siglo IV a.C. La pintura supone, en sí misma, una fuente indirecta para el conocimiento de la arquitectura y el urbanismo púnico. Ver, Kerkouane.

Jéber

Llamado "el quenita". Su esposa Yael acabó con la vida de Sísara, general de los ejércitos cananeos en fuga, hundiéndole una clavija en la cabeza. Aunque se dice que Jéber reveló a los cananeos los planes de batalla de los israelitas, teniendo en cuenta la actuación de su esposa tras el combate, cabe suponer que, fuera o no consciente de ello, lo más probable es que sólo transmitiera a Sísara la información que los propios israelitas querían que tuviera. Ver, Débora.

Jebus

Otro nombre de Jerusalén.

Jebuseos

Pueblo semítico sometido por David, vagamente relacionado con los cananeos, así como con algunos otros de los pueblos a los que hubieron de enfrentarse los israelitas al entrar en la Tierra Prometida. Jerusalén se hallaba dentro de su territorio.

Jebyt

Bailarinas (las Bailarinas egipcias, llamadas en el Imperio Antiguo, Ibat, en el Medio, Keskeset, y en el Nuevo, Iheb, las Palmeadoras y las Acróbatas, Jebyt, constituían un grupo ….).

Jecha

Divinidad honrada en Turingia.

Jecideo

Jézide (nombre que significa hereje entre los mahometanos. En este sentido, Jezideo es opuesto a musulmán. Algunos hablan de los jézides, como de un pueblo particular que ….).

Jedem-Nasr

Jemdet Nasr (cultura arqueológica del sur de Mesopotamia (hoy, Iraq). Por lo general, data de 3.100-2.900 a.C.. Lleva el nombre del ….).

Jedive

o Kedive o Khedive. Título del antiguo virrey de Egipto.

Jedod

Jedud (divinidad de los germanos, que se cree corresponde al Mercurio griego, al Ogmius galo, y que domina como ellos el ….).

Jedud

o Jedod. Divinidad de los germanos, que se cree corresponde al Mercurio griego, al Ogmius galo, y que domina como ellos el comercio y el fraude.

Jefe de los Secretos

Si entendemos como "misterios o secretos" todas aquellas fórmulas mágicas relacionadas con la religión, debemos reconocer al Jefe de los Secretos egipcio como un especialista nacido de los sacerdotes lectores, capaz a su vez de desempeñar tareas relacionadas con la magia, a causa de su conocimiento para poner en acción las fuerzas ocultas. La función del Jefe de los Secretos pudo estar relacionada con cultos privados que se realizaban en el interior del templo, ante los mismos sacerdotes o ante el rey, ceremonias de carácter iniciático y extremadamente sagrado, llevadas a cabo por este sacerdote, cuando el rito requería que el soberano y los miembros de rango superior asistieran al acto sin participar en algunos pasajes del mismo. Era un personaje muy importante, ya que sabemos que únicamente el Sumo Sacerdote era el que podía acceder al Sancta Sanctorurn. El hecho de que se le permitiera participar en los ritos más sagrados sólo puede indicar dos cosas: que fuera un título dado a los sacerdotes de orden mayor o que excepcionalmente un individuo pudiera tener facultades para sustituir a los miembros del Alto Clero en las ceremonias sagradas, cuando éstos no pudieran llevarlas a cabo.

Jefté

o Iephtháe o Iephte) (siglo XII a.C.). Juez de Israel. Fue natural del país de Galaad y expulsado de su casa por sus hermanos a la muerte de su padre, un desconocido, alegando que era hijo ilegítimo. Pasó, pues, a Tob, al norte de Galaad, haciéndose jefe de una tropa de bandidos. Por su arrojo y valentía se convirtió, a petición de los ancianos, en libertador de Israel, venciendo a los ammonitas, o moabitas, según otras interpretaciones, tras una serie de batallas en las que empleó tácticas de guerrilla beduina, pero a costa de perder a su única hija que fue sacrificada, en virtud de un voto hecho por Jefté antes de su victoria contra los citados ammonitas (había hecho a Dios el voto de que, si le concedía la victoria, le ofrecería en holocausto al primero que saliera de su casa para recibirle cuando volviera. A su regreso, su hija, la única descendencia que tenía, salió a su encuentro bailando al son de unos adufes). Tras aquel triste episodio, que causó su desgracia, se enfrentó con los hijos de la tribu de Efraím, con quienes no había contado para luchar contra los de Ammón. Después de ejercer el poder durante seis años murió, siendo enterrado en Mispah (o en Safón) de Galaad, en la Transjordania.

Página 4 - 15 Palabras 151 al 200 de 704

 

Volver