Os damos la bienvenida al Diccionario de Historia Antigua y Mitología más completo de Internet.

Introduce la palabra que quieras consultar, selecciona el tipo de búsqueda (Todos los campos, Palabra o Descripción) y haz clic en "Buscar".

- Cuando realizas una consulta de un término ten en cuenta que el buscador mostrará un listado alfabético de las palabras exactas y también de aquellas palabras que contengan dicho término.
- Una vez hayas realizado una búsqueda, si has navegado por distintas páginas o has entrado a explorar el listado por letras es aconsejable pulsar el recuadro "Anular" antes de realizar una nueva consulta.

Página 7 - 15 Palabras 301 al 350 de 704

Palabra   |   Descripción

Jeti III

Uahkare Áctoes III ((ss. XXII-XXI a.C.). Faraón (ca.2.120-2.085) del Primer Período Intermedio y de la Dinastía IX/X (2.160-2.040). También conocido como Jeti III o Khety III. Sucesor de un monarca, cuyo nombre no ha ….).

Jeti IV

Meribre Áctoes IV ((siglo XXI a.C.). Faraón (¿ca.2.075?) del Primer Período Intermedio y de la Dinastía IX/X (2.160-2.040). Tambien conocido como Jeti IV o Khety IV. Su nombre newst bity fue el de ….).

Jetis

Hijo de Atergatis, reina de Siria. Ver, Mopso.

Jetró

Sacerdote madianita y suegro de Moisés. A veces se le denomina también Reuel o Ragüel.

Jezabel

o Izébel (siglo IX a.C.). Reina (ca.860) fenicia de Samaria. Hija de Ithobaal I, rey de Tiro y Sidón, logró desposarse con el rey de Israel, Acab. Este matrimonio, totalmente diplomático, provocó en Israel la introducción, con la tolerancia del rey, del culto a Baal y del lujo asiático, así como la persecución de los profetas, según se lamenta Elías. Su matrimonio constituyó un experimento de política dinástica cuyos efectos fueron catastróficos. Extranjera de raza y de religión, Jezabel ofendió gravemente a los sectores más conservadores de Israel, que la tildaron de idólatra y prostituta. Sus intrigas la llevaron a que Acab asesinase a Nabot y a sus hijos por causa de una viña que el rey deseaba. La ambiciosa e inteligente Jezabel murió al ser arrojada desde una ventana del palacio por unos criados, coincidiendo con la entrada de Jehú en Yizreel. Tal mujer fue la madre de Joram, rey de Israel, la suegra de Joram, rey de Judá, y la abuela de Ocozías, también rey de Judá. Ver, Nabot.

Jezd

o Jezdan o Ized. Nombre del dios todopoderoso en la antigua lengua persa. Lo es también del primer principio del bien.

Jezdan

Jezd (Nombre del dios todopoderoso en la antigua lengua persa. Lo es también del primer principio del bien).

Jézide

o Jecideo. Nombre que significa hereje entre los mahometanos. En este sentido, Jezideo es opuesto a musulmán. Algunos hablan de los jézides, como de un pueblo particular que habla una lengua diferente del turco y del persa, aunque se semeja algún tanto a la primera. Dicen que hay dos especies de jézides, blancos y negros. Los primeros no traían el cuello de sus camisas hendido: no tenía más que una abertura redonda para meter la cabeza, y esto en memoria de un círculo de oro y luz bajado del cielo en el cuello de su gran sheik, o jefe de sus sectas. Los jézides negros son fakires o religiosos. Los turcos y los jézides se aborrecen mutuamente, de modo que la mayor injuria que podía hacerse aun hombre en Turquia era llamarle jézide. Al contrario, los jézides amaban mucho a los cristianos, porque una de sus tradiciones decia que Jezide hizo en otros tiempos alianza con los cristianos contra los musulmanes. Bebían vino, y a veces en exceso, y comían tocino. No recibían la circuncisión, sino cuando los turcos les obligan a admitirla. Su ignorancia era extremada: no tenían ningún libro; sin embargo creían en el Evangelio y en los libros sagrados de los judíos, sin leerlos ni tenerlos. Hacían votos y peregrinaciones; pero no tenían ni mezquitas, ni templos, ni oratorios, ni fiestas, ni ceremonias, y todo su culto se reducía a cantar canciones espirituales en honor de Jesucristo, de la Virgen y de Mahoma. Cuando oraban se volvían hacia el lado del oriente, como los cristianos, mientras que los turcos miraban entonces al medio día: creían posible que el diablo se reconciliara con Dios, y lo miraban como ejecutor de su justicia en el otro mundo. De aquí se deduce que es un deber de religión el no maldecirlo, temerosos de que no se vengará. Así cuando hablaban de él le llamaban el ángel pavo; o el que los ignorantes maldecían. Los jézides negros eran reputados por santos, y no estaba permitido llorar su muerte; al contrario todos se alegraban y la mayor parte de ellos eran pastores. Les estaba prohibido matar por sí mismos los animales que debían comer, y dejaban este cuidado a los jézides blancos. Los jézides caminaban juntos como los árabes mudaban con frecuencia de residencia y habitaban debajo de tiendas negras hechas de pelo de cabra, y rodeadas de cañas, y de espinas atadas juntas. Disponían estas tiendas en círculo y ponían en medio a sus rebaños. Compraban sus mujeres, cuyo precio, fueran cuales fueren, era por lo común de 200 escudos. Les era permitido el divorcio, cuando tenía por objeto hacerse fakir. Era un crimen entre ellos afeitarse o cortarse la barba por poco que fuera. Tenían ciertas costumbres que parecían demostrar que descendían de los cristianos; por ejemplo en sus festines el uno presentaba al otro una taza llena de vino, y le decía: Tomad el cáliz de la sangre de Jesucristo. Este bajaba la mano del que le presenta la taza y bebía.

Jezrael

Jezreel.

Jezreel

Primogénito del profeta Oseas y su esposa Gómer.

Jezreel

(hebreo, Yizre'el). Ciudad y fortaleza israelita originalmente dentro de los límites de la tribu de Isacar, y más tarde dentro del reino del norte de Israel. Antes de la división del reino de Israel, la ciudad era la ciudad natal de Ahinoam, la tercera esposa del rey David. Según el Libro I de los Reyes, el palacio real del rey Acab, una de las residencias reales más famosas de los reyes de Israel, estaba en Jezreel, adyacente a la villa de Nabot. La capital de Acab permaneció en Samaria. Un poco al sureste queda una sierra de montes calcáreos, en forma de creciente, tradicionalmente identificada con el monte Gilboa. El moderno sitio arqueológico esta ubicado en una colina baja de unos 30 m de altura, en el borde sur al este del valle Jezreel, en el norte de Israel. Se considera que las "impresionantes vistas" que el sitio domina hacia el norte y el este han tenido una importancia estratégica en la época israelita, porque la carretera comercial y militar de Egipto a Siria y Mesopotamia pasó por Megiddo, Beth Shean y por el valle de Jezreel. El agua fue suministrada por cisternas dentro de las paredes y por el manantial de 'En Jezreel al noreste de la fortaleza. Debido a su ubicación estratégica, los recursos abundantes de agua y el excelente pastoreo en el valle de Jezreel, se cree que Jezreel fue la base de los cuerpos de carros y caballería del rey Acab. Jezreel fue una fortaleza del siglo IX a.C. construida posiblemente durante el reinado del rey Omrí, pero ciertamente activa en los reinados del rey Acab y su consorte, la reina Jezabel y su hijo, el rey Joram. Fue destruida poco después, posiblemente por los arameos a fines del siglo IX a.C.. La cerámica encontrada en la fortaleza durante la excavación corresponde a todas las fechas de este breve período. La fortaleza se construyó en el sitio de una pequeña aldea que existió en la Edad del Bronce Temprano (ca.2.750-2.300 a.C.) y la Edad del Bronce Tardío (ca.1.550-1.150 a.C.). El nombre helenístico de la ciudad y de la planicie a su alrededor era Esdrelón. El Itinerarium Burdigalense la llama por su nombre latinizado, Stradela. En 1.987, una excavadora que trabajaba cerca del sitio descubrió accidentalmente estructuras antiguas, realizándose una excavación de rescate que condujo a la excavación principal durante siete temporadas, desde 1.990-1.996, prosiguiendo en el verano de 2.012.. Las excavaciones descubrieron un muro de casamatas y cuatro torres salientes que rodeaban la fortaleza, construidas con una combinación de sillares, cantos rodados y piedras más pequeñas, y un nivel superior de ladrillos de adobe. La fortaleza encerraba un área de casi 4,4 Ha. Tenía 860 m de largo y 470 m de ancho, y se defendía por una fuerte pendiente hacia el norte y un foso de 20 m de profundidad y una muralla en los otros tres lados. Jezreel probablemente contenía tanto un viñedo como una bodega cerca de una instalación hecha para albergar a cualquier rey israelita visitante, lo cual es consistente con varias afirmaciones con respecto a la historia del presunto propietario del viñedo, un hombre llamado Nabot, mencionado en el Libro bíblico de I Reyes. Nabot era de Jezreel, y fue apedreado fuera de la ciudad por haber rehusado vender su viña al codicioso Acab. En dicho viñedo el profeta Elías pronunció el juicio de Jehová contra la casa de Acab y la profecía se cumplió. Jehú mató al hijo de Acab, el rey Joram, y luego mandó que su cadáver fuera lanzado en el campo de Nabot. Jezabel, esposa de Acab, se convirtió en alimento para los perros necrófagos de Jezreel, cuando fue lanzada desde una ventana a las órdenes de Jehú. Las cabezas de 70 hijos de Acab, ejecutados por sus tutores en Samaria, fueron apiladas en dos montes junto a la puerta de Jezreel. No escapó ninguno de los hombres destacados de los conocidos y de los sacerdotes de Acab en Jezreel. Si bien los viñedos no dejan restos arqueológicos directos, un análisis de suelo encontró que una parcela de tierra en Jezreel era adecuada para cultivar uvas, mientras que los suelos en los campos más al oeste de la ubicación se consideraron de calidad adecuada para el cultivo de aceitunas. Además, se descubrieron numerosos indicadores de una antigua bodega en una instalación particularmente impresionante excavada en el lecho rocoso de piedra caliza al pie de la colina de Jezreel. Tales indicadores incluyen escalones excavados en la roca, dos cubas adyacentes, cada una de más de un metro de profundidad; otro piso conectado a una cuba por un canal cortado en la roca, un cuenco circular profundo que posiblemente funcionó como cuba adicional y un sumidero para la recogida de líquidos. Hoy, Zer'in (Tell Yizre'el), situada a unos 11 km al NNE de Yenín (En-ganim), y a unos 13 km al sudeste de Meggido, al norte de Cisjordania, Palestina. Ver, Valle de Jezreel.

Jezreel

Descendiente de Judá. Era posiblemente el antecesor de los habitantes de Jezreel.

Jidava

o Jidova o Sidova. Asentamiento romano de la Dacia Malvensis, en el limes Transalutanus, fundado a finales del siglo II o comienzos del III. Este campamento auxiliar fue construido con muros de piedra y tenía unas dimensiones de 100x132 (1,3 Ha). Una de las unidades presentes fue la Flavia Comagenorum. El campamento fue destruido por un incendio devastador en 244-245. Se conservan sus ruinas y múltiples objetos. Hoy, Schitu Golesti, provincia de Muntenia, condado de Arges, Rumanía.

Jiddish

Yiddish (lengua vernácula de los judíos ashkenazim, nacida hacia el año mil en los valles del Rhin y del Moselle, es una mezcla de hebreo, alemán medio-alto y arameo. Perteneciente al ….).

Jidova

Jidava (asentamiento romano de la Dacia Malvensis, en el limes Transalutanus).

JIGORUL MARE

Castro romano de la Dacia Apulensis. Tiene planta rectangular con unas dimensiones de 240x310 m. Hoy, Jigorul Mare, provincia de Transilvania, distrito de Hunedoara, Rumanía.

Jilquías

Sacerdote de Jerusalén en tiempos de Josías. Durante las obras de restauración del Templo, llevadas a cabo hacia el 621 a.C., encontró un libro de la Ley, probablemente el libro del Deuteronomio, y, contando con el apoyo entusiasta del monarca, promovió un movimiento que era tanto una reafirmación de las creencias y usos tradicionales como un anticipo del rígido carácter ritualista y sacerdotal de la constitución que Israel adoptaría en los siglos venideros.

Jince

Hija de Pan y de Eco. Hizo que Zeus se enamorase de la bella Io, por lo que Hera se vengó transformándola en pájaro.

Jiram

(ss. XI-X a.C.). Rey de la ciudad fenicia de Tiro, amigo de David y, posteriormente, socio y aliado de Salomón. En virtud de un acuerdo de trueque, suministró a Salomón los cedros y abetos necesarios para emprender la construcción del Templo, a cambio de alimentos y aceite. Jiram contribuyó asimismo a la construcción de los palacios de Salomón y de su esposa, así como a la suntuosa decoración de los mismos. Su flota y la de Salomón navegaron juntas hasta Ofir, al otro extremo del Mar Rojo, para obtener oro, madera y piedras preciosas. Ambos monarcas mostraban idéntica afición por el lujo. En la antigüedad, Tiro era una isla unida a tierra firme por medio de un paso elevado, que posiblemente fuera construido en tiempos de Jiram. Su excelente puerto hizo de ella uno de los principales centros del comercio mediterráneo. Consiguió mantenerse pujante hasta el siglo XII, cuando los musulmanes, en su intento de repeler el ataque cruzado, la destruyeron. La púrpura de Tiro, un tinte añil hecho del caracol marino mediterráneo murex brandaris, era el símbolo del éxito del comercio de lujo de esta ciudad. El filósofo neoplatónico Porfirio recibía tal nombre por ser natural de Tiro.

Jirbet

o Khirbet o Khirbat. Nombre árabe de la palabra ruinas. El término se encuentra como primera parte de muchos topónimos de Oriente Medio.

Jiroft

Ciudad de Irán, al sudeste del país, en la provincia de Kerman. Al sur de las montañas Bariz o Baridjan. Importantes hallazgos de la Edad del Bronce. Una de las hipótesis es que habría formado parte del reino de Aratta, país rico de donde los sumerios se proveían de materiales escasos en su país, tales como plata, oro y lapislázuli. La historia de la ciudad es desconocida y se encontraba seguramente cerca de la moderna Sabzawaran, Irán.

Jitón

o Khitón o Chitón. Vestido griego en forma de túnica. )o()o( El jitón dórico era de lana y corto. )o()o( El jitón jónico era de lino y largo. Consistía en una túnica cuyas mangas iban por lo general cosidas, a la que se añadía un chal. Se ceñía al cuerpo con un cíngulo o cinturón, abrochado en el hombro mediante una fíbula. Era propio de hombres libres llevar el jitón abrochado en los dos hombros, siendo característico de clases más humildes el jitón abrochado a un solo hombro (exomis). )o( Ver, Diploidion, Vestido, calzado y complementos.

Jmunu

Hermópolis Magna (Unu o Jmunu o Jemenu, "la ciudad de los ocho", los ocho genios de las fuerzas iniciales, cuatro masculinos, cuatro femeninos, que residían en el "caldo inicial", sin luz, y cuyo ….).

Jmy-r Hekau

Supervisor de Magos. Ver, Sacerdote de Selkis (otra rama del sacerdocio egipcio, muy especializada, era la de los Sacerdotes de Serket o, lo que es lo mismo, Sacerdotes de Selkis, más relacionados con ….).

Jnemibre Amasis

(siglo VI a.C.). Faraón del Período Saíta y de la Dinastía XXVI (672-525), que reinó entre 570-526. En egipcio Ahmes o Ahmés o Aah-mes. También conocido como Amasis o Amosis II. General que acaudilló la reacción nacionalista contra Haaibre Ápries, a quien sucedió. No parece haber tenido parentesco con el anterior rey, a pesar de lo cual Manetón le incluye dentro de la misma Dinastía XXVI. Parece ser que apenas subido al trono, tuvo que hacer frente aún, a un postrer intento de intervención de Nabucodonosor II, quien tal vez llegó hasta el Delta, pero sin aparentes consecuencias. Amasis fue especialmente hábil en atraer bajo el control del Estado a las numerosas y crecientes comunidades de extranjeros que vivían en Egipto en aquella época, y en establecer una relación armoniosa con sus vecinos. Fue un rey extraordinariamente popular y gobernó con habilidad y prudencia, lo que no le libró de críticas irrespetuosas dirigidas a su vida privada. Su fama de vividor, justa o no, no impide considerarle como el último gran rey indígena de Egipto. Casó con una hija de Psamético II, hermana o hermanastra de Haaibre Ápries. El nacionalista Amasis, resultó ser el más filoheleno de los reyes saítas. Se alió con Cirene y casó con una princesa cirenaica. Concentró a los comerciantes, con todo el comercio griego, en Náucratis, mientras que de los mercenarios griegos hizo su guardia personal. Hacia el 565 se apoderó de Chipre, hecho sin precedentes en la historia egipcia, probablemente para contrarrestar la caída de Tiro. Una de las preocupaciones de Amasis serán los impuestos. Heródoto le considera el inventor del impuesto sobre las rentas: "que todo egipcio hiciera conocer al nomarca, anualmente, sus medios de subsistencia; quien no lo hiciere y no justificare fuentes honestas, fuera castigado con la pena de muerte". Con este sistema fiscal, se piensa que su reinado fue el más próspero de la época. Al igual que sus predecesores del Período Saíta, fue un gran protector de la cultura, la cual se caracteriza por un constante esfuerzo de retorno a los orígenes, que dió a la cultura saíta un marcado caracter arcaizante. Adornó el país con monumentos magníficos. Ante la ascensión persa, se coaligó con Nabonido de Babilonia, Creso de Lidia y Esparta, para intentar contrarrestar su creciente poder. Ciro II se adelantó a sus movimientos apoderándose de Sardes, capital de Lidia en Asia Menor, donde hizo prisionero a Creso (546). Los persas no se detuvieron y se apoderaron una tras otra de las ciudades griegas de la Jonia, en la costa egea del Asia Menor. Amasis, tras ver caer a todos sus aliados, fijó una nueva alianza con Polícrates, tirano de Samos, que disponía de una poderosa flota. El fallecimiento de Amosis fue considerado la ocasión propicia por Cambises II, hijo de Ciro II, para atacar Egipto. Su hijo, el nuevo faraón Anjkare Psamético III, apenas tuvo tiempo de subir al trono. Vencido por Cambises II, los persas se apoderaron rápidamente de Egipto, poniendo punto final al Imperio Saíta.

Jnufis

Jnum (dios egipcio muy antiguo, posiblemente del Predinástico que permanece en el panteón durante toda la historia faraónica. Su nombre parece designar, primitivamente, a su ….).

Jnum

Hermópolis Magna (Unu o Jmunu o Jemenu, "la ciudad de los ocho", los ocho genios de las fuerzas iniciales, cuatro masculinos, cuatro femeninos, que residían en el "caldo inicial", sin luz, y cuyo ….).

Jnum

o Khnum o Cnum o Khnemu. Su nombre griego es Jnufis o Jnumis. Dios egipcio muy antiguo, posiblemente del Predinástico que permanece en el panteón durante toda la historia faraónica. Su nombre parece designar, primitivamente, a su animal sagrado correspondiente, "el del Morueco" (Jnumu). El culto a animales sagrados en época histórica, podría ser supervivencia de una zoolatría primitiva, cuya existencia parece corroborada por los enterramientos de animales, así como por las figurillas y estandartes con su representación, en época predinástica. Fue una deidad relacionada con el río Nilo, llamada "Señor de la Primera Catarata". Frecuente en los nombres del Imperio Antiguo, el rey Khéope lo hizo incluir en el suyo, que significaba "Jnum me protege". Bajo el aspecto de dios creador, es una deidad que creó el huevo de donde nació Ra. El forma a los hombres y a sus "Kas" en su torno de alfarero, para más tarde hacerlos pasar al seno materno mediante el semen masculino, función que se enfatiza sobre todo en Esna y en Filé, donde es el que engendra la vida que personifica los poderes primordiales de Re. En Filé, también da forma a Osiris en el lugar denominado "La Morada del Oro de la Vida". Después de que Osiris fuera asesinado y una vez reanimado, reinó en el Más Allá. Cubriendo estas funciones generatrices, lleva el título de "El Padre de los Padres y la Madre de las Madres", "Señor del Destino". Es por esta razón por la que Jnum aparece en las teogamias, sistemas mitológicos muy utilizados sobre todo en el Imperio Nuevo, para justificar el derecho al trono. Respecto a su relación con el agua como origen de la vida, vigila las fuentes del Nilo controlando la crecida, asistido por Hapi que habita las cavernas de donde el río emerge. Por esta conexión, se asoció a las cataratas y llevó el título de "El Señor de la Catarata". De este modo, como se interpretaba que el nacimiento del Nilo se encontraba en Elefantina, que las aguas de la crecida brotaban del Nun y que este se encontraba bajo tierra, y como Jnum era el señor de la crecida, los teólogos entendieron que el agua salía de dos cavernas y que era Jnum el encargado de ordenar a las aguas que se dirigieran unas hacia el norte y otras hacia el sur, regando todo el país. Posiblemente, Jnum era originalmente un dios de los ríos que, como Hapi, era considerado como el dios del Nilo y de la inundación anual del Nilo, y es posible que él y Hapi fueran dioses del Nilo creados por dos razas separadas, o por las gentes de dos partes diferentes del país. En los nomos donde Jnum no fue entendido como dios creador, aparece como una deidad identificada con el Nilo, que personiflca la inundación. Lleva el título de "Señor de los Pescados" en relación con la diosa Hatmehyt. Jnum es también un dios de la tierra, del mundo subterráneo y del cielo, al que sujeta mediante los cuatro pilares que le sustentan. La relación de Jnum en Elefantina con las diosas Satis y Anukis, de carácter sureño, no esclarece suficientemente el parentesco familiar. En algunos lugares parece que Anukis es su hija, mientras que en otros se puede interpretar que es una segunda esposa (en los textos aparece la palabra hermana tanto para designar a ésta como para referirse a la esposa). En Esna, Jnum es, sobre todo, un dios creador, que en un primer momento formó tríada con las diosas Satis y Anukis. Más tarde, (en Baja Época), serán sustituidas por la agrupación familiar formada por Neit y Heka niño. En este momento, su esposa Neit alcanza tal importancia, que llega a situarse por encima de Jnum. En Antínoe no ocurre lo mismo, y Jnum forma pareja con Heket y se sitúa en el puesto de un dios más antiguo llamado Hirur (esta divinidad era la que originariamente cumplía la función de esculpir a los hombres y a sus "Kas"). En la ciudad de Hipselis, también se funde con una deidad más antigua venerada en esta localidad: el dios Seth. En Meidum, se identifica con Horus el Viejo. En Esna forma tríada con Nebetuu, llamada "Señora de los Campos", "Señora del Distrito fértil", es decir del valle, asimilada a la diosa de las cosechas Renenutet. Como segunda esposa tiene a la leona Menhyt y como hijo, aparece en algunos textos Heka niño (el Mago), que se muestra como primogénito de Jnum y Nebetuu. En las teogamias, aparece acompañado de su esposa Heket, que le asiste en los nacimientos. En los distintos textos aparece combinando los "Ba" de Ra, Geb, Shu, y Osiris. Jnum tiene el aspecto de un hombre con cabeza de carnero y cuernos ondulados, que porta sobre la cabeza la doble corona o una jarra de agua. Identificado con el dios del Nilo, puede llevar en las manos unos recipientes donde rezuma agua del río. Puede aparecer bajo la forma de carnero de cuatro cabezas, que se relacionan con los cuatro puntos cardinales, los cuatro dioses a los que está unido (Ra, Osiris, Geb, y Shu) y los cuatro santuarios principales del dios. Identificado con Horus, tiene cabeza de halcón. En su aspecto funerario, Jnum lleva el epíteto de "El Señor del Más Allá", de este modo, al ser la divinidad que otorga la vida, también la ofrece tras la muerte en un eterno renacimiento. El carnero, siempre estuvo relacionado con conceptos de fecundidad que enfatizaban un marcado carácter sexual, dotando a estos dioses de poderes creadores. Su mitología se recoge en los Textos de las Pirámides, en el templo de Esna y en el papiro Westcar. No está mencionado en ninguna inscripción después de la Dinastía XII. Su origen pudo estar en Esna o Hipselis, siendo trasladado su culto con posterioridad a Elefantina, Filé, Coptos y a la actual Hur, Kumma (Alta Nubia).

Jnumis

Jnum (dios egipcio muy antiguo, posiblemente del Predinástico que permanece en el panteón durante toda la historia faraónica. Su nombre parece designar, primitivamente, a su ….).

Jnumnajt

(siglo XII a.C.). Capitán del barco del Templo de Jnum. Uno de los principales implicados en uno de los casos de corrupción sacerdotal más grande de la civilización faraónica, bajo los reinados de los Ramsés IV y V, en el pequeño templo del dios carnero Jnum, en la isla de Elefantina.

Joab

(ss. XI-X a.C.). Hijo de Sarvia, la hermana de David. El más laureado de los generales de David y también el más acérrimo (aunque no siempre el más obediente) de sus secuaces, tanto antes como después de la muerte de Saúl. Joab cimentó su carrera con la conquista de la ciudad de Jerusalén para David y la fue consolidando con sus victorias consecutivas sobre el monarca amonita Janún y sobre la liga siria. Gracias a estos éxitos, el poderío de David se extendió hacia el norte hasta Damasco y el Éufrates, dejándole así las manos libres para poder enfrentarse en el sur con Edom y los filisteos. Joab fue a David lo que Abner fue a Saúl, y la rivalidad entre ambos generales constituiría el rasgo dominante de la historia militar durante toda una generación. Se trataba, por otra parte, de una rivalidad personal a la vez que profesional, ya que Joab tenía una cuenta pendiente con Abner, al haber sido éste el asesino de su hermano Asahel. Por eso, cuando David hizo las paces con los partidarios de Saúl, Joab, haciendo caso omiso de la magnanimidad con la que David tenía la intención de tratar a sus enemigos, atrajo a Abner al campamento de David y lo asesinó. Joab fue igualmente el artífice de la reconciliación entre David y su hijo Absalón, después de que éste hubiera asesinado a Amnón por haber violado a Tamar, la hermana de ambos. Luchó al lado de David durante la revuelta de Absalón, la mayor crisis de aquel reinado, y mató con su propia mano a Absalón cuando colgaba indefenso de un árbol; una acción que desafiaba de manera flagrante las instrucciones de David, que había ordenado expresamente que se respetara la vida de su hijo. Joab fue también el verdugo del primo de David, Amasá, que se había pasado al bando de Absalón. Mientras David se hallaba agonizando, Joab optó por apoyar a Adonías en lugar de a Salomón en la disputa por la sucesión al trono, razón por la cual murió asesinado por orden de Salomón, a pesar de haberse refugiado junto al altar del tabernáculo del Señor. No sólo fue uno de los más notables guerreros del Antiguo Testamento, sino también uno de los más duros, tan inflexible en sus enemistades personales como habilidoso en el campo de batalla.

Joacaz

(siglo VII a.C.). Rey de Judá en 609. Su nombre propio fue el de Sallum, siéndole cambiado por el de Joacaz con motivo de su entronización. Fue el hijo menor de Josías y de Jamutal, hija del libnita Jeremías. A la edad de veintitrés años se apoderó de la corona en perjuicio de su hermano mayor Eliacin, a quien Uahemibre Necao II, rey de Egipto, restableció en el trono con el nombre de Joaquín, llevándose a Joacaz. Murió deportado en Egipto. Ver, Cronología de Judá.

Joacaz

(siglo IX a.C.). Rey (814-798) de Israel. Hijo y sucesor del rey Jehú. Su reinado, caracterizado por las prácticas cúlticas a Baal y la idolatría, se vio envuelto en las guerras contra los arameos, siendo derrotado por los mismos, quienes le redujeron su ejército a cifras irrisorias (50 jinetes, 10 carros de guerra y 10.000 infantes). El ataque asirio de Adad-nirari III contra los arameos de Damasco (rey Mari, según la Estela de Saba) alivió algo la situación israelita. Joacaz fue enterrado en Samaria y sucedido por Joás. Ver, Cronología de Israel.

Joachaz

Joacaz.

Joaqim

Joaquín.

Joaquín

(san). Esposo de Santa Ana y padre de la Virgen María. Fiesta el 16 de Agosto

Joaquín I

o Joiaqîm (ss. VII-VI a.C.). Rey (609-598) de Judá. Hijo de Josías y de Zebiddá, llamado Eliacim antes de ocupar el trono. Fue colocado en él a la edad de veinticinco años en sustitución de Joacaz, su hermano, por Uahemibre Necao II, rey de Egipto, a quien se obligó a pagar un tributo anual. Imitó la impiedad de algunos de sus antecesores y fue amonestado por ello por Jeremías, a quien mandó matar. Sin embargo, el profeta, fugándose, logró salvarse. Sus primeros años de reinado se caracterizaron por su despotismo y su desviación religiosa. En el cuarto año de gobierno y en la batalla de Karkemish, en la que había participado como aliado de Necao II, sufrió una severa derrota a manos de Nabucodonosor II; pero la retirada de éste, enterado de la muerte de su padre Nabopolosar, permitió a Joaquín algunos años de cierta independencia. Más tarde, hecho prisionero y deportado a Babilonia, fue repuesto en el trono de Judá, siendo vasallo de Babilonia, aunque se sublevó al cabo de poco tiempo. Al parecer Joaquín murió violentamente en el transcurso de una conjuración. Fue sucedido por su hijo Joaquín. Ver, Cronología de Judá.

Joaquín II

o Joiakîn (ss. VII-VI a.C.). Rey de Judá, en 597. Hijo de Joaquín I. Rey de corto reinado (tres meses y algunos días), es presentado como persona benigna por Flavio Josefo y como malo por el Libro de los Reyes. Sucedió a su padre en el trono de Judá, a la edad de dieciocho años, con el consentimiento del rey de Babilonia. Pero a los pocos meses se apoderó Nabucodonosor II de la ciudad, y se llevó cautivos al rey y a su familia, saqueando Jerusalén, según las profecías, y colocando en el trono de Judá a Sedecías, tío del rey desterrado. Permaneció en cautividad 37 años hasta que fue indultado por Amel-Marduk, el sucesor de Nabucodonosor II. Joaquín había sido sucedido en Judá por su tío Mattanías, hijo de Josías, a quien Nabucodonosor II, que lo había entronizado, le había cambiado el nombre por el de Sedecías. Ver, Cronología de Judá.

Joás

(ss. IX-VIII a.C.). Rey (798-783) de Israel, hijo de Joacaz, a quien sucedió. El Antiguo Testamento recoge su relación con el profeta Eliseo (episodio de las flechas), así como sus hechos de armas contra los arameos y contra Judá. Joás, aprovechando los ataques asirios contra Damasco, pudo recuperar algunas ciudades de la Transjordania, que los arameos habían arrebatado a Israel e incluso las habían sometido a fuertes impuestos exigidos por Haza'el. Asimismo, atacó a Judá tras fracasar un pacto matrimonial entre los descendientes de los dos reyes, derrotando y cogiendo prisionero a su rey Amasías en Bet Shemesh. Luego entró en Jerusalén, ciudad que expolió y desmanteló en algunos sectores, sobre todo en sus murallas. Más adelante luchó con Ben- Hadad III, rey de Siria, a quien conquistó el territorio que Israel había perdido en tiempo de su padre Joacaz. Fue sucedido por su hijo Jeroboam II. Ver, Cronología de Israel.

Joás

(siglo IX a.C.). Rey (835-796) de Judá, nieto de Atalía, único que se libró de la matanza que ésta dispuso para la descendencia de la familia real. Fue colocado en el trono por el gran sacerdote Joad. Mandó matar a Atalía inmediatamente y reinó con acierto mientras siguió los consejos de Joab. Muerto este sacerdote, Joás se entregó a la idolatría. Sitiado por Hazael, rey de Siria, no se libró sino con la promesa de pagar un tributo, para lo cual tuvo que utilizar los tesoros del templo. Esto fue lo que sublevó a sus súbditos, que lo mataron. Fue hijo de Ocozías y de Sibyah y escapó a la muerte de su familia, decretada por la ambiciosa Atalía, la madre de Ocozías, al ser ocultado por Yehoseba, hija del rey Joram y esposa del Sumo sacerdote Joyadá, quien le prodamó rey a los siete años, en contra de Atalía, defensora de los cultos de Baal, la cual fue muerta por los soldados que habían aceptado a Joás como rey. En un principio centró el joven rey su actuación religiosa en el culto de Yahveh yen la restauración del Templo, pero luego cayó en la tolerancia de las costumbres paganas e incluso en autorizar la ejecución del profeta Zacarías, quien le reprochaba su política religiosa idolátriea. Ante los ataques de Haztiel de Damasco, que había tomado la fortaleza de Gat y que se aproximaba a Jerusalén, Joás le envió todos los tesoros del Templo a fin de alejarle. Finalmente, fue asesinado por sus cortesanos, descontentos de su actuación política y religiosa, sucediéndole Amarías, su hijo, tenido de Yeoaddan. Ver, Cronología de Judá.

Joaspes

Uno de los ríos principales de la región de Susa. Hoy, Kerkha o Karkheh, Irán. Ver, Ulai.

Joatam

(siglo XIV a.C.). El más joven de los hijos de Gedeón. Fue el único que se libró de la matanza de su familia, dispuesta por Abimelech; se retiró al país de Beir, durante el reinado de éste.

Joatam

Jotam ((siglo VIII a.C.). Rey (740-736) de Judá. Fue hijo de Ozías y de Jerushá, y coetáneo del rey israelita Peqah. Fue durante mucho tiempo corregente con Ozías. En su corto reinado de ….).

Job

Libro de. Libro de la Biblia perteneciene al género sapiencial, aunque de características totalmente peculiares. Se trata de uno de los escritos más profundos y problemáticos de la Escritura, con secciones en prosa y en verso, en forma de relatos, diálogos dramáticos y discursos. Discute temas relativos a la actitud del hombre ante Dios, la justicia divina y la retribución, el «justo sufriente», rebelde y sumiso al mismo tiempo ante su Señor. Su composición final parece ser posterior al destierro de Babilonia, tal vez cercana al año 400 a.C.. El protagonista, Job, es una figura legendaria de la antigüedad, que probablemente se ha tomado como paradigma de hombre justo para elaborar esta composición dramática. El prólogo de la obra (capítulos 1-2) y el epílogo están en prosa, mientras que la sección central está formada por distintos discursos poéticos, didácticos, en forma de disputa (género conocido, por ejemplo, en Mesopotamia). En general, el monólogo de Elihú (capítulos 32 a 37), y el himno a la sabiduría del capítulo 28 se consideran demasiado desconectados del contexto. El redactor ha dado forma única a elementos y concepciones muy diferentes. Son muchas las oscuridades lingüísticas del texto hebreo, lo que ha llevado a pensar que pueda ser traducción de otra lengua, sin que eso se haya podido demostrar. Sin embargo, hay que reconocer la calidad literaria de la composición y la viveza de las posturas de inconformidad que aparecen en la obra, dulcificadas gracias a otra intervención posterior, que lo han convertido siempre en uno de los escritos más sugerentes y comentados de la Biblia.

Job

Hombre próspero y sin tacha que tuvo la desgracia de convertirse en objeto de una apuesta entre Dios y Satanás. Job, un hombre temeroso de Dios, al verse atormentado de esa manera quiso saber por qué se le maltrataba y por qué Dios se comportaba de un modo que, aparentemente, carecía de toda justificación. Nunca llegó a averiguar que había sido el objeto de una apuesta, aunque, finalmente, recobró con creces la prosperidad perdida. La acción de esta historia tan hondamente turbadora comienza cuando una delegación, de la que forma parte Satanás, se presenta ante Dios. En el curso del debate que tiene lugar a continuación, Satanás provoca a Dios hasta conseguir que acepte realizar una apuesta para comprobar si la desgracia puede conducir a Job a maldecir a Dios. Sus rebaños, sus vacadas, sus hijos y sus hijas son todos aniquilados y el propio Job se ve infectado con unas llagas que le producen unos dolores espantosos. Pero, a pesar de todo, se niega a maldecir a Dios. Se presentan entonces tres amigos que han acudido para consolarle. Se trata de tres hombres sencillos, cada uno de los cuales dará una respuesta simplista a la pregunta de por qué habría Dios de agredir de ese modo a un hombre bueno. Para Elifaz de Temán es inconcebible que Dios haya hecho algo así, de lo que se deduce que Job debe de haber cometido alguna mala acción. Bildad de Súaj trata de convencerle de que sus sufrimientos, sean o no merecidos, habrán de reportarle finalmente algún bien. Sofar de Naamat, cuya piedad iguala a la de los otros, a los que no obstante supera en simpleza, sostiene que todo ello constituye un gran misterio que algún día terminará por resolverse. Escaso consuelo obtiene Job de los que habían acudido a consolarle. Sigue convencido de que no tiene culpa alguna y, al no haber conseguido resolver el enigma, los argumentos de sus amigos no hacen sino precipitarle en un mar de dudas sobre un Dios que le atormenta con tales dolores y perplejidades, sin hacerle partícipe en ningún momento de la razón de los mismos. A partir de entonces, el dramatismo del relato se acrecentará notablemente por la intervención sucesiva de dos nuevos interlocutores. A diferencia de los amigos que trataban de reconfortarle, no tratarán de discutir con Job sobre el problema que le acucia y se limitarán a hacer una serie de afirmaciones que lo dejan de lado. Elihú, el primero de ellos, proclama los atributos soberanos de Dios y condena implícitamente a Job por tratar de entrometerse en los designios divinos. El segundo será Dios en persona. Desde el seno de la tempestad pronuncia un impresionante discurso sobre su omnipotencia creadora, ilustrada con un apabullante aluvión de preguntas retóricas, cuyo objetivo es poner de relieve el abismo que le separa de Job (o de cualquier otro hombre), pues éstos nunca serán capaces de imaginar o crear maravillas tales como Behemot, Leviatán (el "hipopótamo" y el "cocodrilo") y un larguísimo etcétera. Lo que Dios no hace en ningún momento es tratar de dar respuesta a los interrogantes de Job. Dos conclusiones se pueden extraer de ello. Por un lado, cabría suponer que, al ignorar la pregunta de Job y no mencionar en ningún momento la apuesta que estaba en juego, Dios estaría reconociendo de forma encubierta que no era del todo correcto haber realizado dicha apuesta. Sin embargo, podría entenderse igualmente que el alarde que hace Dios de la inmensidad de su poder tiene el propósito de demostrar que se encuentra más allá de toda discusión y que la fe en sí ha de ser absolutamente ciega. De ser correcta esta segunda interpretación, los amigos que trataban de reconfortar a Job estaban completamente equivocados: ni Dios es justo ni Job ha cometido pecado. Dios está más allá de toda justicia y, por lo tanto, la cuestión de si es justo o injusto carece de todo sentido. En cuanto a Job, no tiene derecho a hacer preguntas y debe limitarse a tener una fe absoluta. Tras el monólogo de Dios, la historia concluye cuando Job recobra la salud y la prosperidad. Se volverá más rico aún de lo que era antes (con un mayor número de camellos, ovejas, vacas y asnos), obtendrá una nueva familia, con sus correspondientes hijos e hijas, y vivirá hasta alcanzar una edad muy avanzada, seguramente como compensación por haber sido utilizado como conejillo de Indias. El libro de Job es, sin lugar a dudas, uno de los más profundos del Antiguo Testamento, pero también uno de los más profundamente insatisfactorios. La pasividad de Job no alcanza en ningún momento un rango heroico y las razones de Dios, cualesquiera que éstas fueran, no quedan en absoluto claras. Ver, Yeminá.

Joco

Dios de la chanza y de los chistes. Ver, Juegos, Momo.

Joel

(siglo VI a.C.). El segundo de los profetas menores hebreos. Según unos, era de la tribu de Gad, y según otros, de la de Rubén. Sus profecías se dividen en tres capítulos que tratan de la cautividad de Babilonia y del juicio final. Su fiesta se celebra el 13 de julio.

Jofní

Uno de los dos corruptos hijos de Elí.

Joiak

o Khoiak. En el antiguo calendario egipcio, cuarto mes de la Estación Ajet (Inundación), que iba del 17 de Octubre al 15 de Noviembre. Ver, Calendario Egipcio.

Joiakîn

Joaquín II ((ss. VII-VI a.C.). Rey de Judá, en 597. Hijo de Joaquín I. Rey de corto reinado (tres meses y algunos días), es presentado como persona benigna por Flavio Josefo y como ….).

Página 7 - 15 Palabras 301 al 350 de 704

 

Volver