Os damos la bienvenida al Diccionario de Historia Antigua y Mitología más completo de Internet.

Introduce la palabra que quieras consultar, selecciona el tipo de búsqueda (Todos los campos, Palabra o Descripción) y haz clic en "Buscar".

- Cuando realizas una consulta de un término ten en cuenta que el buscador mostrará un listado alfabético de las palabras exactas y también de aquellas palabras que contengan dicho término.
- Una vez hayas realizado una búsqueda, si has navegado por distintas páginas o has entrado a explorar el listado por letras es aconsejable pulsar el recuadro "Anular" antes de realizar una nueva consulta.

Página 2 - 15 Palabras 51 al 100 de 704

Palabra   |   Descripción

JAGSTHAUSEN

Fuerte romano situado en la frontera norte del Imperio, situado en el Limes Germanicus, en la provincia de Germania Superior. El sitio elegido para la construcción de la fortaleza era muy adecuado, al estar en el límite entre los ríos Jagst y Kocher. Sus dimensiones fueron de 185x152 m = 2.9 Ha y fue construido en piedra a 215 m sobre el nivel del mar. Fue construidO ca.160 y estuvo ocupadO a más tardar hasta el 260. Al norte se encontraba el kastell Osterburken y al sur el kleinkastell Sindringen. Como unidades de su guarnición solo se conoce la Cohors I Germanorum equitata civium Romanorum. Antes de que la unidad fuese destacada a Jagsthausen, puede ser que estuviera en Fort Wimpfen en el valle del Neckar-Odenwald-Limes. No solo se han descubierto ladrillos con su sello, sino también una piedra de consagración con su inscripción. El siglo II y en Moesia Inferior, aparece como ocupando la fortaleza de Capidava en suelo rumano, pero es ciertamente diferente de la unidad de Jagsthausen, porque probablemente hasta el 167/168 fue parte de la Legio I Itálica, siendo sustituida. En Jagsthausen hubo dos termas: una grande situada en la actual Friedrich-Krapf-Strasse y otra más pequeña. Ambas termas fueron renovadas por la Cohors I Germanorum. La mayor de Jagsthausen pertenecía al tipo de baños habitual entre los romanos, y aportó como hallazgos ladrillos de la Legio XXII Primigenia Pia Fidelis, que estaba en ese momento en Mogontiacum (hoy, Mainz), por lo que la datación es ca.160. La terma más pequeña estaba orientada hacia el sur, de unos 31x15 m, al norte-sur de Reihenbad, y a unos 200 m del castillo. En la planta bien conservada cuyas paredes eran de hasta 1,5 metros de alto, las excavadoras encontraron restos de la cubierta de piedra arenisca. También se pudieron encontrar fragmentos de pared de yeso pintado. Ladrillos hallados en los escombros pertenecían a la Legio XXII. Caben destacar dos relieves casi idénticos de la diosa Fortuna con cornucopia y un timón, que se encontraron entre los escombros. Las inscripciones dan fe de una renovación de las termas en los años 244-247. Los residentes al este del río Jagst, sobre todo al sur y suroeste del campo militar, del asentamiento civil (vicus), tuvieron una cierta prosperidad en parte probablemente a las exportaciones. En la segunda mitad del siglo XX se encontró una gran cerámica con cinco hornos, en el borde noroeste del vicus, que estaba situada cerca de la carretera principal occidental de la fortaleza. Su producción sobrepasaba con mucho las necesidades del mercado local. Indicativos de su prosperidad son los hallazgos encontrados, alguna escultura de bronce, tuberías de agua, vidrios o una columna de Júpiter en el vicus y en general las casas con sus equipamientos y grandes edificios de piedra. Cerca del gran baño termal, en el extremo sureste del vicus, se descubrieron tumbas y más de 200 enterramientos de urna. Se han encontrado, sobre todo, numerosos monumentos de piedra, importantes para la datación de toda la historia del Limes. Poco después del ataque de los alamanes en 259/260, el fuerte tuvo que ser abandonado. Hoy, Jagsthausen, distrito de Heilbronn, estado de Baden-Württemberg, Alemania. Ver, Limes Germanicus.

Jahetepre Sebekhotep V

(siglo XVIII a.C.). Faraón del Segundo Período Intermedio y de la Dinastía XIII (1.786-1.633). Sucesor y muy probablemente hijo de Sebekhotep IV y de su esposa Tjan, según se infiere de una inscripción en el Uadi el-Hudi. Según el Papiro real de Turín, Sebekhotep V gobernó cuatro años, ocho meses y 27 días. Su personalidad también queda recogida en la Cámara de los antepasados de Karnak. Su nombre neswt bity fue el de Khahetepre y, salvo algunos escarabeos, no ha llegado ningún testimonio suyo de su época. Fue sucedido en el trono por Ibia.

Jahvé

Yahvé (dios de Israel, cuyo origen puede estar en el dios Sopd del Sinaí o el Seth egipcio).

Jai-Tau

Ver, Reshep (Esta divinidad cananea de la tormenta se afianza en el panteón egipcio en el Imperio Nuevo aunque no alcanzó a tener un culto importante. Se asocia con la realeza por su ….).

Jair

(siglo XIII a.C.). Juez de los hebreos, desde 1.283 a 1.261 a.C. Durante su administración, sufrieron los israelitas el yugo de los filisteos; fue la quinta servidumbre, que duró desde 1.261 a 1.248.

Jairo

Judío de Cafarnaum, a cuya hija resucitó Jesús (Biblia).

Jairo

Anciano de una sinagoga que apeló a Jesús para que salvara a su hija de doce años, que se hallaba al borde de la muerte. Cuando Jesús llegó a la casa donde estaba la niña le recibieron con la noticia de que ya había fallecido. Jesús, sin embargo, aseguró que la niña no estaba muerta sino dormida y, acompañado de Pedro, Juan y Santiago, entró en la casa. Los circunstantes se rieron de él, pero Jesús, tras ordenar que salieran de la casa, resucitó a la niña y ordenó a sus padres y a los tres discípulos que mantuvieran en secreto lo que allí había ocurrido.

Jajeperre Sesostris II

(ss. XX-XIX a.C.). Faraón (1.897-1.878) del Imperio Medio y de la Dinastía XII (1.991-1.786). Tambien conocido como Senuseret o Senusert II. Nieto del gran Sesostris I, sucedió a su padre Nebkaure Amenemes II en el trono. Fue asociado al trono por su padre, con quien gobernó durante tres años. Una vez rey en solitario y con el nombre de coronamiento de Khakheperre, se dedicó a continuar la política de sus antepasados, disfrutando de un período de paz, lo que le permitió realizar diversas construcciones por todo el país, si bien en número menor que las de Sesostris I. Fue sobretodo el faraón que consagró sus esfuerzos a la explotación metódica del oasis de Fayum, aprovechando para ello un descenso sustancial del nivel de las aguas del lago Moeris, actual lago Qarun, que se produjo de forma natural. Decidido a mejorar las excelentes condiciones que tal fenómeno provocó, al dejar al descubierto importantes extensiones de tierras, estableció su capital en Illahun, justo en el lugar en que el Bahr Yusuf franquea la cadena líbica y abandona el Valle del Nilo. Emprendió una importante serie de trabajos hidraúlicos de gran envergadura, construyendo un dique y canales, y diversos trabajos de drenaje. Al igual que su predecesor Sesostris I, creó una de las primeras "nuevas ciudades" documentadas en la historia, Hotep-Senwosret, en El Fayum. Efectuó algunas pequeñas expediciones en búsqueda de plata y minerales al Sinaí, Toshka, Uadi el-Hudi y Uadi Hammamat. Mantuvo buenas relaciones con Siria y Palestina, habiéndose hallado en Megiddo diversas estatuas fragmentadas del rey. Lo mismo puede decirse de Nubia, en donde construyó una serie de fortalezas y en donde se han hallado materiales con su nombre. Sus esposas principales fueron las reinas Nefert II y Khenemet-nefer-hedjet, y de entre sus hijos le sucedió Jakaure Sesostris III, con quien la Dinastía XII y el Imperio Medio alcanzaron su máximo apogeo. En el ámbito de El Fayum levantó su pirámide (Pirámide de El-Lahun), construida de adobes y revestida,de placas de caliza, pero con núcleo de roca viva. En sus cercanías se construyeron pozos funerarios en los que han aparecido joyas de gran valor (hoy, en el Museo egipcio de El Cairo). Sesostris II no dudó en celebrar la memoria de reyes del pasado mediante estatuas (Djeser, Mentuhotep II, por ejemplo). Entre los personajes famosos de su época deben citarse a Sarenput II de Assuán, Khnumhotep II de Beni Hasan, y Djehutyhetep de El-Bersha.

Jajeperreseneb

Escritor egipcio, del Imperio Medio, autor de la obra "Lamentaciones", escritas en la época de Sesostris II. Por medio de un diálogo entre el "yo" y el "corazón", ofrece una retórica descripción de los males que afligen al país, inspirada en los textos del Primer Período Intermedio.

Jakaure Sesostris III

o Senusert III (siglo XIX a.C.). Faraón (1.878-1.843) del Imperio Medio y de la Dinastía XII (1.991-1.786). Con este faraón la Dinastía XII y el Imperio Medio alcanzaron su máximo apogeo. Hijo de la reina Khenemet-nefer-hedjet y de Sesostris II, quien al parecer lo asoció como corregente, aunque esta particularidad no ha sido probada. Estuvo, como su padre, Sesostris II, muy interesado en la explotación de los recursos naturales de Egipto, especialmente en la reapertura del primer canal excavado por los reyes Pepi I y Merenre en Asuán. El número de años de reinado no se conoce con exactitud (hoy se evalúa en unos 36 y no en 48 como supuso Manetón). Sesostris III, cuyo nombre de coronamiento (neswt bity) fue el de Khakaure, continuó con la política de reorganización administrativa, intentando controlar a los grandes personajes locales, para lo cual no dudó en suprimir el cargo de nomarca, manteniendo al parecer a uno solo de ellos, a Uhka II de Anteópolis. Por otro lado, la administración del Estado, bajo la autoridad del visir, quedaba dividida en tres grandes ministerios (uaret), uno de los cuales se ocupaba del Bajo Egipto, el segundo del Alto Egipto y el último de Elefantina y la Baja Nubia. Al frente de cada ministerio había un funcionario, un adjunto y un consejo, los cuales daban las órdenes a oficiales, que a su vez las hacían ejecutar a escribas. Esta reforma, hoy cuestionada por algunos egiptólogos, provocó la aparición de un nuevo funcionariado que controlaba todas las ramas de la administración. Gracias a los textos de execración, los existentes en estatuas y escarabeos, hallados en Egipto, Sudán (Mirgissa), Palestina o y Siria, se puede determinar el programa asiático de Sesostris III, que se caracterizó por su militarismo y afanes de conquista. El acontecimiento que más parece haber contribuído a mitificar su figura, es una campaña militar que emprendió con grandes medios, en dirección a Siria y Palestina y que le condujo hasta Siquem, en el centro de Palestina, según se sabe por el texto autobiográfico de la estela de un tal Khusobek. Se ignoran las razones de esta importante intervención armada. Asimismo, en Nubia desplegó una gran actividad militar, que se tradujo en su conquista absoluta y en la colonización total de la zona. Se conocen metódicas campañas, llevadas a cabo en los años 8, 10, 16 y 19 de su reinado, quizás para controlar las rutas del oro o, mejor, para evitar el movimiento de pueblos nubios en vías de expansión (cultura de Kerma). Para penetrar en el país hubo de limpiar y acondicionar una serie de canales, que le permitieron conducir su flota por aquellos parajes. Luego, construyó una cadena de ocho fortalezas entre Semna y Buhen, prohibiendo a sus habitantes cruzar hacia el norte y traspasar las fronteras egipcias (Estelas fronterizas). A pesar de estas medidas represivas, Sesostris III, que promovió el culto de Montu sobre todo en Medamut, y el de Heryshef, fue creído un dios y se le tributó culto (también en Nubia) que incluso pervivió hasta el Imperio nuevo. Su fama de conquistador y guerrero fue tal que su figura, mitificada, llegó a oidos de los escritores griegos, empezando por Heródoto. Su política constructiva fue poco importante en el norte del país, no así en el Alto Egipto, en donde se han hallado multitud de templos (de Medamut por ejemplo), estatuas (los "retratos" de Sesostris III), estelas (Abidos y Elefantina), esfinges y relieves (uno de ellos lo figura celebrando una Fiesta Sed). Sesostris III es recordado especialmente por una serie de retratos que le muestran a diferentes edades. Las estatuas de su senectud destacan por su expresión de profunda melancolía. Él es, en mayor medida que sus predecesores, el prototipo del rey mítico. Sus esposas principales fueron las reinas Khenemet-nefer-hedjet (de igual nombre que la madre del rey) y Nefret-henut. Su heredero fue su hijo y primogénito Amenemes III. Sesostris III se hizo construir un grandioso cenotafio en Abidos y una pirámide de ladrillos en Dahshur, cerca de Amenemes II. Ver, Imperio Medio.

Jakhudu

Nombre que se da en los textos administrativos babilonios a Judá.

Jaldabaoth

Divinidad que adoraban los nicolaites.

Jaldi

o Khaldi. Una de las tres deidades principales de Urartu. Su santuario más importante estaba en Ardini. Los otros dos dioses eran Theispes de Kumenu, y Shivini de Tushpa. Su esposa era la diosa Arubani. Se representa como un hombre con o sin barba ante un león. Era un dios guerrero al que los reyes de Urartu rezaban por la victoria; sus templos estaban adornados con armas y a menudo se llamaban "casa de las armas".

Jámbico

o Yámbico. Perteneciente o relativo al jambo o yambo, pie métrico originario de la poesía helénica compuesto por una sílaba breve y otra larga.

Jámblico

(siglo IV). Filósofo griego, nacido en Calcis del Líbano (Siria). De su vida, envuelta en muchos elementos fantásticos, pocos datos conocemos con certeza. Se sabe que estudió en Alejandría, y que fue discípulo de Porfirio. Regresado a Siria, fundó una escuela que tuvo mucha importancia en el neoplatonismo posterior. El esfuerzo doctrinal de Jámblico se centra en revitalizar las filosofías pitagórica y platónica, en oposición al creciente influjo del cristianismo en el ámbito religioso y cultural. La única obra que conocemos directamente es Antología de las doctrinas pitagóricas, en 10 volúmenes (de los cuales sólo cuatro han llegado hasta nosotros). De las otras, sólo conocemos los títulos: Teología caldea, Teología platónica, Tratado sobre los dioses. La obra que hoy se le atribuye, De mysteriis, está escrita contra el racionalismo religioso de Porfirio, y es el manifiesto de las novedades teosóficas de Oriente y el manual de las prácticas mágico-telúricas. Jámblico intenta justificar el politeísmo, introduciendo entre el primer Uno, absolutamente inefable, y el segundo Uno, un mundo intermedio compuesto por una compleja jerarquía de hipóstasis. Dado que, según él, la filosofía no puede explicar el destino del hombre, se debe conceder pleno valor a las prácticas teúrgicas y mágicas como única posibilidad de unión con lo divino. En este sentido, creó los llamados "misterios platónicos", que eran las más extrañas y extravagantes celebraciones: voces arcanas, fantasmas de fuego, visiones nocturnas. Así creía el último neoplatonismo lograr la meta suprema de la vida: la unión con Dios.

Jámblico

(siglo I a.C.). Emir de un principado árabe existente en torno a Emesa y Aretusa. Marco Antonio lo ejecutó por temor a que le traicionase. Octavio decidió destituir a su hermano y sucesor, Alejandro, e incorporar el principado a la provincia de Siria. A partir del año 20 a.C. devolvió el poder a la dinastía destituida diez años antes en la persona de Jámblico, hijo del mismo al que Antonio había hecho ejecutar, al que además concede la ciudadanía romana.

Jambulo

Viajero griego de época incierta; caminando por Arabia en dirección a Persia, fue asaltado por unos bandidos, que le condujeron a Etiopía, y allí, un compañero suyo, fue destinado a la práctica de una ceremonia expiatoria, que consistía en colocarlos en un buque y entregarlos a merced de las olas. De este modo, llegaron a países desconocidos, en uno de los cuales, el rey muy apasionado de los griegos sabios, acogió muy bien a Jambulo, para su compañero había muerto,y le dio los medios de regresar a su patria.

Jambuscha

o Jamuscar. El preceptor de Adán, según los preadamitas, que nombran aún otros dos, Boan y Zagtit.

Jamete

)o()o( Tejido de seda, enriquecido con bordados de oro. )o()o( Tela de seda, parecida a un satén fuerte, con la trama sostenida por otra de hilo, que solía entretejerse con hilos de oro. )o( Ver, Vestido, calzado y complementos.

Jamuscar

Jambuscha (el preceptor de Adán, según los preadamitas, que nombran aún otros dos, Boan y Zagtit).

Jana

Khana (reino o estado que existió por lo menos desde el siglo XVIII a.C. hasta el siglo XV a.C.. Estaba situado en el curso medio del Éufrates, en las ….).

Jáncanas

En la mitología extremeña, se trata de maléficas criaturas femeninas de aspecto horrible que viven en las cuevas de los montes hurdanos. Poseen curiosos paralelismos con las juáncanas u ojáncanas cántabras y otras criaturas parecidas de la península. Se suelen describir como poseedoras de un solo ojo, y según algunos informantes, además, con dos pequeños en la nuca, cuerpo deforme, rostro arrugado, pelo alborotado, a veces con serpientes en lugar de pelos, y vestidas de forma desaliñada. Pese a su aspecto repulsivo pueden metamorfosearse, por ejemplo en mujeres atractivas. También en serpientes enormes, caso en el cual sólo podrán volver a recuperar su primitiva forma tras enroscarse siete veces alrededor de un pastor que merodee en sus dominios y buscar su lengua para fundirse en un apestoso beso. La Jáncana entonces trata de seguir acosando al pastor incluso tras recuperada su repugnante forma primigenia. Las jáncanas aparecen a veces como acosadoras que fuerzan a pastores para después cortarles la lengua con unas tijeras de oro. A veces sustituyen a las moras o encantadas como dueñas de las siniestras tiendas de baratijas. Es así por ejemplo en el romance de la Jáncana, recogido en Aceitunilla. También aparecen en una serie de cuentos hurdanos, en donde la antagonista es la "Jáncana Rabúa". Según algunos informantes existen también jáncanas buenas que se dedican a ayudar a los que se pierden por el monte.

Jáncanu

y Pelujáncanu. En la mitología extremeña, son la versión hurdana del mito del cíclope presente en muchas culturas indoeuropeas y peninsulares. Visten con pieles de animales y poseen un cuerpo peludo y gigantesco, además de un único ojo enorme en su frente, lo que no les impide tener una vista prodigiosa y "panorámica" de varias leguas a la redonda desde la altura que les proporciona su estatura. A menudo se le supone casado con una jáncana o hijo de alguna de ellas, pese a que éstas no suelen ser de un tamaño tan descomunal como el Jáncanu. Son seres malignos y antropófagos que viven en cuevas de los montes hurdanos dedicándose al pastoreo. Existe de hecho un relato sobre el Jáncanu que sería una versión del mito de Polifemo en la Odisea adaptado a la realidad hurdana, algo que se repite con el Tartalo vasco. El Pelujáncanu se diferencia del Jáncanu únicamente en su cabeza calva con un solo pelo, en el que reside su descomunal fuerza.

Janeferre Sebekhotep IV

(siglo XVIII a.C.). Faraón (ca.1.730-1.720) del Segundo Período Intermedio y de la Dinastía XIII (1.786-1.633). Hermano de Jasejemre Neferhotep I, durante cuyo reinado el gobierno estuvo en manos del visir Iymeru, miembro de la familia de Ankhu. Ello prueba que el poder político había sido acaparado por esta familia, a mediados de la Dinastía XIII, y que ante la inexistencia de un auténtico poder real, se había formado una dinastía de visires. Sucesor de su hermano Sihathor, de breve reinado. Sebekhotep IV, natural de Tebas, fue hijo de Haankhef y de Kemi y hubo de gobernar, con el nombre neswt biry de Khaneferre, algo más de ocho años, de acuerdo con la fecha de dos estelas de Haraa con su nombre. Su familia (una de sus esposas se llamó Tjan, otra fue probablemente Senebsen) se documenta en una inscripción rupestre del Uadi Hammamat en la cual aparece también Sebekhotep IV figurado ante el dios Min de Coptos. Además de la expedición a tal uadi también envió otra al de el-Hudi. Tal rey pudo controlar todo Egipto, así como la Baja Nubia, según se sabe por una Estela fragmentaria, procedente de Tebas (hoy, en el British Museum), en la que se consigna una expedición a tal región (Uauat). Otra Estela, hoy en El Cairo, relata un viaje de Sebekhotep IV a Tebas para la reparación del templo de Amón. Durante su reinado, Egipto perdió el control de Ávaris, al norte del país, a manos de los hicsos, que levantaron allí una fortaleza. Entre sus funcionarios hay que consignar al visir Imeru-Neferkare, al Jefe de escribas Dedusebek y a su hermano, el influyente gobernador de mercancías, Nebankh, tío de la reina Nebkhas, que fue tal vez esposa de Sebekhotep V, probablemente su hijo, y que le sucedió en el trono. De Sebekhotep IV han llegado unas quince estatuas (una, fragmentaria, se ha localizado en Tell Hizzin, cerca de Baalbek), algunas Estelas, varios escarabeos, cilindro-sellos (algunos de El-Lisht), vasos de piedra, dos esfinges, halladas en Atfih, y otros objetos menores.

Janeo

Ver, Alejandro Janeo ((ss. II-I a.C.). Rey de Judea (103-76) y sumo sacerdote de los judíos. La helenización de los judíos de la época llevó a ….).

Janículo

Conjunto de colinas que se extienden en la orilla derecha del Tíber, frente al Campo de Marte, y comprenden no solamente el Janículo actual, sino también los Montes Vaticani. Debido a su importancia militar, fue incluida en fecha temprana en el ager Romanus. Tomó su nombre de Jano, porque se decía que residía ordinariamente en ella, o porque había fijado en ella su primera morada. Augusto la incluyó en la XIV región. En ella se encontraban los horti Agripinae y los horti Caesaris. Nunca quedó integrado en la ciudad, sino únicamente ocupado por la aglomeración en una fecha tardía. Solamente una parte quedó encerrada en el recinto de Aureliano.

Janicus

Hijo de Esculapio y Lampetia.

Janides

Adivinos descendientes de Jano, que predecían lo venidero por la inspección de las pieles cortadas de las víctimas.

Janígena

Canente, hija de Jano.

Janira

Una de las Nereidas.

Janira

Oceánida.

Janitor

Sobrenombre de Jano, como presidente de las puertas y de todo lo que depende de ellas.

Jano

Uno de los cuatro hijos que Saturno tuvo con Entoria.

Jano

Uno de los dioses más antiguos del panteón romano, sobre cuyo origen no están acordes los mitólogos. Sus leyendas son exclusivamente romanas y están ligadas a las de los orígenes de la ciudad. Los unos la hacen escita; otros originarios del país de los perrebos, pueblos de Tesalia que habitaba sobre las orillas del Peneo. Aurelio Víctor refiere que Creúsa, hija de Erecteo, rey de Atenas, princesa de gran hermosura, fue sorprendida por Apolo y tuvo de ella un hijo que hizo criar en Delfos. Erecteo casó a su hija con Xifeo, que no pudiendo tener de ella hijos, se fue a consultar el oráculo. El dios le ordenó que adoptase el primer niño que encontrase al día siguiente. El primero que encontró y adoptó fue Jano, hijo de Creúsa. Llegado Jano a mayor edad, equipó una armada, abordó en Italia e hizo en ella muchas conquistas, y edificó una ciudad que llamó, de su nombre, Janículo. Según otros mitógrafos, Jano era en Roma una divinidad indígena, y en otro tiempo habría reinado en ella con Cameses, un rey mítico del cual apenas se conoce más que el nombre. Según otros, Jano era extranjero, oriundo de Tesalia, y desterrado en Roma, donde Cameses lo habría acogido cordialmente, hasta el extremo de compartir el reino con él. Jano habría erigido entonces una ciudad en la cima de la colina, que se habría llamado Janículo tomando este nombre del del dios. Llegado a Italia con su esposa, llamada Camise o Camasena, tuvo allí hijos, principalmente uno llamado Tíber o Tiberino, epónimo del río. Más tarde, a la muerte de Cameses, reinó solo en el Lacio. Arrojado Saturno del cielo, llegó a Italia, donde acogido por Jano, le asoció a su reinado, lo que ha sido representado por una cabeza con dos rostros. Mientras Jano ocupaba el Janículo, Saturno reinaba en Saturnia, ciudad emplazada en la cumbre del Capitolio. Saturno, en reconocimiento, dio a Jano una rara potencia, que le presentaba a sus ojos lo venidero, lo que se cree representado por dos rostros opuestos. Plutarco da otra razón. "Era, dice, para enseñarnos que este príncipe y su pueblo, habían pasado por los consejos de Saturno, del estado salvaje a la civilización". Antes de él, éstos llevaban una existencia mísera y no conocían ni ciudades, ni leyes, ni el cultivo del suelo. Jano les enseñó todo esto. Se atribuyen a este reinado de Jano las habituales características de la edad de oro: honestidad perfecta en los seres humanos, abundancia, paz completa, etc., y habría sido el primero en emplear barcos para trasladarse de Tesalia a Italia. El reino de Jano fue pacífico y esto le mereció ser tenido por dios de la paz. Con este título Numa le erigió un templo que permanecía abierto en tiempo de guerra y que se cerraba en tiempo de paz. Este templo se cerró una vez bajo el reinado de Numa; la segunda vez después de la segunda guerra púnica y tres veces bajo el imperio de Augusto. Ovidio, en el primer libro de los Fastos, hace contar al mismo Jano su historia. "Los antiguos le llamaban el caos, y solo en el momento de la separación de los elementos, tomó la forma de dios. Tiene dos rostros, porque ejerce su imperio sobre el cielo, sobre el mar, como también sobre la tierra: todo se abre o se cierra a su voluntad. El solo es el que gobierna la vasta extensión del universo, y él solo hace girar el mundo sobre sus polos... Preside en las puertas del cielo y las guarda en concierto con las horas. El día y Júpiter no van ni vienen sino por medio de él... Observa al mismo tiempo el oriente y el occidente". Macrobio da razones más históricas. "El solo nombre de Jano ya indica que preside las puertas, januae". Se le representa teniendo una llave en una mano, y en la otra una vara, para indicar que es guardián de las puertas y que preside los caminos. Algunos pretenden que Jano es el sol, y que se le representa con dos rostros como señor de ambas puertas del cielo, porque abre y cierra el día. Dicen que se le invoca primero antes de hacer un sacrificio a cualquier otro dios, a fin de que por su medio se pueda dirigir a aquel a quien se sacrifica, como si por medio de él pasasen los ruegos de los suplicantes a las otras divinidades. Se invocaba su auxilio al principio de toda empresa del día, del mes y del año. Por este motivo, el primer mes del año lleva su nombre. Se le atribuye especialmente un milagro que salvó a Roma de la conquista sabina. En la época en que Rómulo y sus compañeros raptaron las mujeres sabinas, Tito Tacio y los sabinos atacaron la nueva ciudad. Una noche, Tarpeya, hija del guardián del Capitolio (Ver, Tarpeya), entregó la ciudadela al enemigo. Éste escaló las alturas, y estaba a punto de rodear a los defensores, cuando Jano hizo brotar ante los asaltantes un surtidor de agua caliente, que les asustó y les puso en fuga. Para conmemorar este milagro, decidióse que en tiempo de guerra se dejaría siempre abierta la puerta del templo de Jano, para que el dios pudiese acudir en cualquier momento en auxilio de los romanos. Esta puerta sólo se cerraba cuando reinaba la paz en el Imperio de Roma. Jano pasaba también por haberse casado con la ninfa Yuturna, cuyos santuario y fuente estaban a poca distancia de su propio templo, en el Foro Romano. Habría tenido de ella un hijo, el dios Fons, o Fontus (Ver), dios de las fuentes. Sus estatuas señalan frecuentemente el número trescientos con la mano derecha, y con la izquierda el sesenta y cinco, para indicar la medida del año. Ver, Eano. Había en Roma muchos templos de Jano, los unos de Jano Bifrons, los otros de Jano Quadrifrons. Estos últimos tenían cuatro frontis y tres ventanas en cada uno. Los cuatro lados y las cuatro puertas indican, según parece, el número de las estaciones del año, y las tres ventanas los tres meses de cada estación. Varrón dice que se habían erigido a Jano doce altares, con referencia a los doce meses. Estos altares se hallaban fuera de Roma, más allá de la puerta Janícula. Ovidio refiere también de Jano otra particularidad; a saber, que en el anverso de las monedas romanas de bronce más antiguas, se veía en el anverso la efigie de Jano y el reverso una nave, o simplemente una proa, en memoria, dice, de la llegada de Saturno a Italia en una nave. Ver, Argileto. )o( NOTA.- Algunos investigadores modernos han mantenido que originariamente Jano no era más que el dios de las puertas. Es una opinión poco probable para una deidad de su importancia y dignidad, a quien los romanos reverenciaban como dios de dioses y padre de su pueblo. Es más probable que la puerta (Janua) lleve su nombre por Jano, no que éste derive su nombre de aquella. Tal criterio se refuerza por el examen de la misma palabra "janua". La palabra corriente para la puerta es la misma en todas las lenguas de la familia lingüística aria, desde la India hasta Irlanda, en sánscrito es "dur", en griego "thura", en alemán "tür", en inglés "door", "dorus" en irlandés antiguo y "foris" en latín. Más al lado de esta forma común para puerta y que los latinos poseían conjuntamente con todos sus hermanos arios, también tenían el nombre "janua", que no tiene término correspondiente en ninguna lengua indoeuropea. La palabra tiene la apariencia de ser una forma adjetiva, derivada del nombre Jano. Y conjeturamos que puede haber sido costumbre erigir una imagen o símbolo de Jano en la puerta principal de la casa con objeto de colocar la entrada bajo la protección del gran dios. Así guardada una puerta, ésta podría haber sido conocida por una "janua foris", o sea puerta "januaria" y esta frase se acortaría con el tiempo en janua solamente, quedando el nombre foris sobreentendido pero no expresado. De esto al uso de janua para designar una puerta en general, ya guardada o no por una imagen de Jano, habría una transición fácil y natural. Si hay algo de cierto en esta conjetura, puede explicarse muy sencillamente el origen de la doble cabeza de Jano, que tanto tiempo ha ejercitado el ingenio de los mitólogos. Cuando se hizo costumbre guardar la entrada de las casas y ciudades por una imagen de Jano, podría muy bien haberse estimado necesario que el dios centinela mirase hacía delante y hacia atrás con la idea de que nada escapase a su vigilante mirada, pues si el guardián divino diera la cara siempre a la misma dirección, es fácil imaginar que podría forjarse a sus espaldas y con impunidad alguna desgracia.

Jano

Lugar de Roma donde se reunían los agióteros, sacerdotes llamados así porque había en él tres estatuas de Jano. flor. Del griego, agios, santo, en latín, por extensión, persona de santidad o que se dedica a asuntos relacionados con la santidad o la divinidad, sacerdote.

Janoah

Yanoam (lugar en la antigua Tierra de Israel o Siria, conocida por las antiguas fuentes egipcias, desde la época de Tutmosis III hasta Ramsés III . Una de esas fuentes es ….).

Janta

o Jante "la rubia". Una de las Oceánides.

Jante

Una de las Amazonas.

Jante

Janta ("la rubia". Una de las Oceánides).

Jante

Esposa de Asclepio y madre de Macaón, según una tradición.

Jantio

Descendiente de Belerofonte. Padre de Leucipo, protagonista de una novela de amor referida por Partenio.

Jantipa

Xantipa (hija de Doro, esposa de Pleurón quien la hizo madre de Agenor, Estérope, Estratonice y Laofonte).

Jantipa

(siglo V a.C.). Mujer de Sócrates, célebre por su carácter dominante, del que dio repetidas pruebas a su esposo, haciéndole perder muchas veces la paciencia. Jenofonte cuenta que Antístenes la criticaba por ello.

Jantipo

(siglo III a.C.). Comandante mercenario de origen espartano que fue contratado por los cartagineses para luchar en la Primera Guerra Púnica. Tras reformar el ejército cartaginés, lo dirigió a una brillante victoria en el 255 contra el general romano Régulo, cerca de Túnez, aprovechando la ventaja que le otorgaba el disponer de elefantes y de caballería. Puede que Jantipo fuera desde Cartago a Alejandría, donde Ptolomeo III utilizó a un hombre de ese mismo nombre para controlar las tierras al otro lado del Éufrates.

Jantipo

(ss. VI-V a.C.). Político y general ateniense de la familia de los Buzigos, hijo de Arifrón, padre de Pericles y esposo de Agariste, sobrina de Clístenes, aliado de los Alcmeónidas. Adversario de Mllcíades, a quien acusó en el año 493 y de nuevo en el 489, por haber engañado al pueblo en su expedición a Paros. En el 484 fue condenado al destierro como resultado de una votación de ostracismo. Fue vuelto a llamar en el 480, junto con los otros exiliados, para unirse a la oposición ateniense y enfrentarse a la invasión persa de Jerjes. Se le eligió estratego en el 479, y enviado a Esparta, en compañía de Cimón y Mirónides, para solicitar que el ejército peloponesio fuese enviado a Beocia. En la batalla de Micala, Jantipo tuvo el mando del contingente ateniense y participó ampliamente en la victoria griega. Leotíquidas, comandante de las fuerzas conjuntas griegas, regresó con la mayor parte de la flota, pero Jantipo se dirigió al Quersoneso con la escuadra ateniense y se apoderó de Sestos (478), dando muerte al gobernador persa y a sus dos hijos, capturando una gran cantidad de botín y rescatando a muchos prisioneros. Fue arconte epónimo el año siguiente. Tras su muerte, el joven Pericles empleó parte de su riqueza para patrocinar el coro de Los persas de Esquilo en el 472.

Jantipo

Hijo de Melas, muerto por Tideo.

Jantir

"el que pertenece al sauce". Jefe del Tesoro del Templo del dios carnero Jnum, en la isla de Elefantina, bajo los reinados de los Ramsés IV y V. Implicado en uno de los casos de corrupción sacerdotal más grande de la civilización faraónica.

Janto

o Xanthos o Xanthus. Nombre de una ciudad de Licia, que fue también el nombre del río junto al que la ciudad estaba situada. En las primeras fuentes, Janto designaba a toda Licia. Los hititas y los luvitas la llamaron Arinna. Los romanos llamaron a la ciudad Xanthus. La ciudad de Janto aparece ya habitada en el siglo VIII a.C.. Janto fue un centro comercial y cultural de los licios, y más tarde de los persas, macedonios, griegos y romanos que por turno conquistaron la ciudad y ocuparon el territorio adyacente. Janto es mencionada por numerosos escritores griegos y romanos. Estrabón informa que Janto era la mayor ciudad de Licia. Heródoto y Apiano describen la conquista de la ciudad por Harpago para el imperio persa, hacia el 540 a.C.. Según Heródoto, los persas derrotaron a un pequeño ejército licio en las llanuras del norte de la ciudad. Tras el enfrentamiento los licios se retiraron a su ciudad que fue asediada por Harpargo. Los licios destruyeron su propia acrópolis, mataron a sus mujeres, hijos y esclavos, luego procedieron a un ataque suicida contra las superiores tropas persas. La población entera de Janto pereció, excepto 80 familias que estaban ausentes durante la batalla. Durante la ocupación persa, un jefe local estuvo al frente del gobierno, y ya hacia el 520 acuñó sus propias monedas. Hacia 516, Janto fue incluida en la primera satrapía de Darío I en la lista de tributos. La suerte de Janto siguió a la de Licia cuando ésta última cambió de bando en el transcurso de las guerras médicas. Las excavaciones arqueológicas han demostrado que Janto fue destruida aproximadamente entre el 475 y el 470. Si fue el estratego ateniense Cimón o los persas es un debate que está abierto. Como no tenemos referencias de fuentes griegas o persas sobre la destrucción, algunos especialistas atribuyen la destrucción a causas naturales o accidentales. En las décadas finales del siglo V a.C., Janto conquistó la cercana Termeso y la incorporó a Licia. Los informes sobre la rendición de la ciudad a Alejandro Magno difieren: Arriano informa sobre una rendición pacífica, pero Apiano afirma que la ciudad fue saqueada. Después de la muerte de Alejandro, la ciudad cambió de manos entre los diádocos. Diodoro Sículo informa de la captura de Janto por Ptolomeo I Sóter. Apiano, Dión Casio y Plutarco refieren que la ciudad fue otra vez destruida en la Segunda Guerra Civil de la República de Roma, ca.42 a.C., por Bruto, pero Apiano dice que fue reconstruida bajo Marco Antonio. Los restos del anfiteatro romano permanecen en el sitio. Parece que había una escuela de gramáticos en Janto en la antigüedad tardía. El área ocupada es la que los estudiosos han denominado acrópolis licia, una elevación situada en la parte suroccidental de la ciudad. En el siglo VIII a.C., surgió un palacio, emparentado con los edificios neohititas del mismo tipo conocidos en el norte de Siria. Las excavaciones arqueológicas de Janto han cosechado muchos textos en licio y griego antiguo, incluyendo varios textos bilingües que han sido usados para descifrar el licio. Los hallazgos cerámicos presentan, junto a piezas de fabricación local, una cantidad notable de piezas importadas, procedentes en especial de la isla de Rodas. Junto al palacio, o tal vez en un ala del mismo, debía de haber un lugar de culto, corroborado por el hallazgo de antiguos objetos en un depósito perteneciente a un tiempo más reciente. Esta primera ocupación del lugar fue interrumpida bruscamente al mismo tiempo que Janto hacía su entrada oficial en la historia, es decir, cuando los acontecimientos ocurridos en la ciudad fueron registrados por primera vez en una fuente escrita. En el siglo VI a.C. se rodeó la acrópolis con una fortificación y se construyó un nuevo palacio en el mismo lugar que el anterior. Junto a él, también el lugar de culto fue objeto de renovación, edificándose un templo de tres cellas, cuya disposición hace pensar que estuviera dedicado a Leto y a sus hijos, Artemisa y Apolo. El nivel de ocupación correspondiente a esta fase ha demostrado ser especialmente rico en cerámica griega de importación, en particular ática, de la que Janto constituye el depósito más importante de toda Asia, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo. No es inverosímil pensar que la tradición referida por Heródoto, en torno al exilio del ateniense Lico en esta zona, tuviera como base esa extraordinaria intensidad de relaciones entre la capital del Ática y la ciudad licia. El área situada al norte de la acrópolis fue destinada a zona de sepultura, y de entorno al 540 a.C. data el primero de los monumentos funerarios que hicieron famosa a la ciudad en la historia de los grandes descubrimientos de la arqueología. Se trata de una gran pilastra que sirve de sostén a una tumba y, por su decoración, se la ha llamado "del león". Destinada a un personaje desconocido, pero sin duda ligado a la casa real de Janto, esta pilastra monolítica presenta en la zona superior una decoración que constituye el cierre de la cámara sepulcral. Las losas llevan esculpidas la figura de un león que derriba a un toro, una leona con sus cachorros y una escena de lucha entre un hombre y un león. )o()o()o( La Columna Inscrita )o( Entre el 430-410 a.C. se erigió al norte de la acrópolis la Columna Inscrita, cuya importancia no es sólo de carácter histórico artístico, sino epigráfico. En la columna figura una larguísima inscripción licia, aún no descifrada con toda claridad, a la que se añadieron doce versos griegos que recordaban las victorias de un rey de Janto, probablemente el Khaei, conocido por las monedas acuñadas en este mismo período. Las victorias mencionadas en la inscripción fueron obtenidas en la guerra del Peloponeso, en la que Janto fue aliada de Atenas. Están reproducidas en las esquinas de los cuerpos salientes de la columna, sostenida según un modelo de clara derivación persa por un toro arrodillado. La escena bélica presenta al monarca que recorre el campo de batalla abatiendo a sus enemigos. Por encima de la escena, los escudos arrebatados a los vencidos componen un largo friso. En lo alto de la columna el rey estaba sentado en un trono con leones a los lados. )o()o()o( Monumento de las Nereidas )o( En la parte suroccidental de la ciudad se erigió, entre el 410-400 a.C., el más célebre de los monumentos de Xanthos, el monumento de las Nereidas. Las excavaciones y los estudios de la misión arqueológica francesa han permitido reconstruir perfectamente la arquitectura de este sepulcro, que perteneció a un príncipe licio desconocido y que fue edificado por artistas desconocidos de la Jonia griega. Se trata de un heroon monumental, compuesto por un podio sobre el que se alza una estructura funeraria en forma de templo jónico, con frisos corridos externos e internos, frontón triangular, y estatuas de nereidas colocadas entre las columnas. Las paredes del podio estan tambien recubiertas con un doble rango de relieves describiendo batallas. La situación del Monumento de las Nereidas respecto a la topografía general de la ciudad indica la extensión que había alcanzado Xanthos en el siglo V a.C.. )o()o()o( Monumento de las Harpías )o( De entre las pilastras de época arcaica sobresale el gran y complejo Monumento de las Harpías. El nombre, que es moderno, hace referencia a cuatro figuras esculpidas, en un principio identificadas como harpías, pero que después han resultado ser sirenas. )o()o()o( Sarcófago de Payava )o( A principios del siglo IV a.C. el área sepulcral se extendía hacia el norte, donde se alineaban las fachadas de las tumbas rupestres, algunas de ellas en forma de templete. A este período pertenecen algunos sarcófagos producidos en talleres locales, que adoptaron formas estilísticas griegas, como el de Payava. Este sarcófago perteneció al príncipe licio Payava, contemporáneo del sátrapa persa Autofradates. Este sarcófago de piedra imita la caja de madera en la que normalmente se colocaba a los difuntos y está formada por una tumba inferior, un zócalo macizo y el sarcófago propiamente dicho con su tapadera. Reproducía la estructura de la casa licia con vigas de madera y techo esbelto de vertientes combadas. Se asentaba sobre un alto y articulado basamento hasta alcanzar una altura superior a los seis metros. La abundante decoración en relieve ocupaba casi toda la superficie del techo, incluyendo la cresta de las vertientes y la franja mediana del zócalo. En el zócalo está representada la batalla en la que Payava, a caballo, triunfa sobre sus enemigos escondidos entre las rocas. Detrás de él, su cuerpo de guardia está representado en varios planos. La otra gran escena del zócalo es la audiencia de un sátrapa, tal vez el mismo Payava, quien recibe a personajes vestidos a la griega. En resumen, la guerra, la caza y el ceremonial cortesano están representados como momentos intensos de la vida del príncipe, quien además recibe una corona, según un ideal manifiestamente griego, también por sus méritos atléticos. Esfinges y cabezas de leones se encargan de velar la paz del difunto. )o()o()o( El santuario de Letoon )o( Las ruinas de Xanthos son indisociables de las del vecino santuario de Letoon, con las que forma un conjunto arqueológico-monumental unitario. El complejo de Letoon, a 5 km de Xanthos (ambos sitios antaño conectados entre sí por un canal), estaba consagrado a la diosa griega Leto, madre de Apolo y Artemisa. En un terreno llano de campos de algodón, no lejos de la costa y frecuentemente inundado por el mar, emergen ruinas de tres templos, un pórtico, un enorme teatro con frontones clásicos en las entradas... de las épocas helenística y romana, mezcladas con elementos licios. Las edificaciones. por lo general a nivel de cimientos, suelen estar cubiertas por las aguas de las marismas. Existe un Ninfeo de tiempos de Adriano construido sobre una fuente sagrada. Cerca del templo de Artemisa, cuyo suelo invadido por la arena esconde un mosaico con los emblemas de Apolo y Artemisa (una lira y un arco), se descubrió una importante inscripción trilíngüe en licio, arameo y griego, de 358 a.C.. )o( Hoy, Kinik, provincia de Antalya, en Turquía. Ver, Letoon.

Janto

Uno de los hijos de Egipto. Se casó con la danaide Arcadia, quién le asesinó en su noche de bodas.

Janto

"el alazán". Caballo inmortal, hijo del dios-viento Céfiro y la arpía Podarge. Janto y Balio fueron el regalo que entregó Poseidón a Peleo y Tetis en su famosa boda. Posteriormente pasarían al hijo de ambos, el célebre Aquiles, causando gran admiración durante la guerra de Troya por sus cualidades mágicas. Otra versión dice que Janto fue un regalo de Atenea, que admiraba las habilidades guerreras de Aquiles. Aquiles reprochó a Janto que hubiera permitido la muerte de Patroclo, a lo que éste, que poseía cualidades mágicas, respondió que un dios había matado a Patroclo y un dios podría matarle a él. Tuvieron la deshonra de estar entre los caballos a los que Aquiles ató el cuerpo de Héctor, humillando así a uno de los más grandes héroes de la historia mítica. Otra versión afirma que Janto era el único caballo inmortal de Aquiles, siendo Balio la persona que lo crió y entrenó. Balio se haría muy rico y popular al asociarse su nombre al de Janto, y desde entonces fue el encargado de abastecer de caballos al bando griego durante el tiempo que continuó el asedio a Troya. Ver, Balio.

Página 2 - 15 Palabras 51 al 100 de 704

 

Volver