Os damos la bienvenida al Diccionario de Historia Antigua y Mitología más completo de Internet.

Introduce la palabra que quieras consultar, selecciona el tipo de búsqueda (Todos los campos, Palabra o Descripción) y haz clic en "Buscar".

- Cuando realizas una consulta de un término ten en cuenta que el buscador mostrará un listado alfabético de las palabras exactas y también de aquellas palabras que contengan dicho término.

- Una vez hayas realizado una búsqueda, si has navegado por distintas páginas o has entrado a explorar el listado por letras es aconsejable pulsar el recuadro "Anular" antes de realizar una nueva consulta.

Página 18 - 1322 Palabras 851 al 900 de 66095

Palabra   |   Descripción

Accenso

Ministro público de la antigua Roma, que tenía derecho a convocar a juicio a determinadas personas.

Accensos

Accensus (soldados suplementarios pertenecientes a la clase de ciudadanos homónima).

Accensus

Soldados suplementarios pertenecientes a la clase de ciudadanos homónima. Durante la época en que el servicio militar era gratuito en Roma, y que los ciudadanos se armaban y equipaban a su costa, los más pobres seguían al ejército sin más armas que palos y piedras que lanzaban con la mano o por medio de hondas (Tito Livio). Formaban unos cuerpos de infantería ligera que, según Dionisio de Halicarnaso, llevaban también dardos cortos, desempeñando otras funciones inferiores, como la de cubrir las bajas ocurridas en el combate (Varrón), y recoger y cuidar a los heridos y enfermos. No debe olvidarse que la institución de los cuerpos de accensi data de la época en que el ejército estaba aún organizado en falanges compactas, que se batían en grandes masas, de manera que los que ocupaban las últimas filas, protegidas por los combatientes de las primeras, no necesitaban ni gran armamento, ni grandes conocimientos de la guerra para contribuir a la solidez de la masa. Los nombres de accensi, adscripti, adscriptitii y adscriptivi que se les daba, correspondían perfectamente a su misión, y en tal concepto figuraban en el censo de las legiones de que formaban parte. Varrón les llama super-vacanei, y Vegecio supernumerarii. A más de velati, llamábaseles ferentarii, como dice Varrón, porque no disponían de otras armas que los proyectiles que lanzában, o bien, y parece lo más probable, según Catón, porque servían de cargadores a los demás soldados, y por último, se les llamó también rorarii (legio), confusión que, tratándose de un cuerpo tan diferente, sólo puede dimanar de que en los principios, unos y otros combatían de igual forma al entablarse los combates. Cuando en el año 406 a.C., el Senado decretó que los soldados tuvieran una paga, los accensi se procuraron armas más eficaces que las que usaron hasta entonces, y adquirieron dardos como los rorarii. En la guerra contra los latinos, en cierta ocasión Tulio Manlio se valió de la estratagema de armar a los accensi con lanzas, y los hizo avanzar como si fueran los triarii. Los enemigos cayeron en la trampa e hicieron avanzar sus mejores tropas que aceptaron el combate y gastaron en él sus fuerzas, encontrándose de pronto enfrente de los combatientes más temibles del ejército romano, que llegaron frescos a la lucha. La lanza fue siempre el emblema de los legionarios, prohibida por el censor a los accensi, que no se sabe que la usaran más que en la ocasión citada. En los bajorelieves de la columna Trajana figuran combatientes armados únicamente con piedras, como los accensi de la primera época. Hubo también accensi que prestaron servicio en la caballería romana, y estaban por consiguiente bajo las órdenes del magister equitum (Varrón). Su misión era la de retener a los caballos, cuando los jinetes cambiaban de montura o combatían a pie, siendo probable que se batieran también armados de azagayas, en cuyo caso serían los que Varrón llama ferentarii equites. Los accensi eran además asistentes de los oficiales. Los militares de un grado más elevado (optio), antiguamente parece que salían de las filas (Festo). Ver, Accensus velatus.

Accensus

Los magistrados que gozaban del imperium tuvieron bajo sus órdenes en el desempeño de sus funciones civiles, unos subalternos llamados accensi. Así cítanse: uno al lado de los cónsules y procónsules, de los pretores, de los dictadores, de los decemviri legibus scribendis y de los emperadores. En un principio los magistrados los escogían en el ejército, pero después acostumbraban a ser sus libertos. Si bien los funcionarios de quienes dependían los empleaban como les parecía, sin embargo tenían reservadas ciertas atribuciones.

Accensus

o Accensi. Nombre de una de las categorías de ciudadanos, según la organización de Servio Tulio, sobre cuyo carácter se ha discutido mucho. Hay quien defiende que era una clase de ciudadanos que no poseían la fortuna necesaria para figurar en la quinta clase del censo, pero que sin embargo formaban varias divisiones anexas; los que sin llegar a poseer 12.500 ases (u 11.000) contaban con más de 1.500, se llamaban proletarii sensu lato. Llevaban el nombre de accensi velati, por que desempeñaban un papel suplementario en el censo de las legiones, en cuanto las acompañaban sin armas (vestiti inermes) en la guerra para cubrir las bajas ocurridas en el combate y formaban una centuria especial con voz en los comicios. Los que sólo poseían 375 ases o menos se llamaban proletarii stricto sensu, y en último lugar figuraban los capiti censi. Otros autores sostienen que el nombre de accensi se daba por igual a las cuatro clases inferiores del censo, pero más especialmente a la quinta, compuesta casi exclusivamente de clientes, en oposición a la primera, o sea la de los classici, por excelencia. No es probable que las clases más numerosas de la sociedad romana. se destinaran en la guerra tan sólo para cubrir las bajas, misión de los accensi velati, según Varrón y Festo, mientras que la quinta clase, armada de hondas, hacía las veces de infantería ligera. Ver, Accensus velatus.

Accensus velatus

En los monumentos epigráficos de la época imperial aparece el nombre de otros accensi velati, que no tienen nada que ver con los soldados que llevaron este nombre en los primitivos ejércitos romanos. Formaban una centuria o colegio encargado de la conservación a su costa de los caminos públicos. Gracias a uno de los fragmentos del Digesto se sabe que esta corporación contaba con cien individuos, los cuales gozaban de varios privilegios, entre ellos la exención de la tutela y curatela. Varias inscripciones demuestran que estos accensi velati pertenecían comúnmente a la clase media de la sociedad romana, figurando entre ellos caballeros romanos, funcionarios, tribunos militares, procuradores del César, etc.. Su origen data de principios del imperio, y con el tiempo aumentaron sus privilegios, exenciones y honores, principalmente en la época de la decadencia; en los últimos tiempos esta dignidad se hizo hereditaria, como otras muchas análogas. Así se daba el caso de que un niño de cuatro años fuera decurialis accensus velatus, puesto que los cien miembros de aquella corporación estaban divididos en diez decurias. Ésta, lo mismo que todas las asociaciones autorizadas por el Estado, contaba con bienes propios, y por consiguiente con esclavos. Los libertos tomaban el nombre de su antiguo dueño; los que pertenecían a una tribu o a una ciudad, lo tomaban del de aquellas colectividades, y los antiguos esclavos públicos se llamaron publicius. Ver, Accensus (nombre de una de las categorías de ciudadanos, según la organización de Servio Tulio).

Accesa

o Acesa. Máquina antigua de guerra que menciona Aquino, refiriéndose a un texto de Suidas en su Lexicon militare, sin que se sepa en qué consistía, ni el uso a que estaba destinada.

Accesión

En el derecho romano, significa tanto agregación de una cosa a otra, como aumento de una cosa con otra que se le incorpora y con la que parece que se amplia y agranda, aplicándose a cosas materiales y a otras tales como beneficios, derechos, etc.. En el lenguaje jurídico romano tiene esa palabra una acepción que puede llamarse general en el derecho civil, y varias acepciones especiales en el derecho procesal, en el canónico y en el internacional. En el derecho civil, es el derecho que tiene el propietario a adquirir todo lo que produzcan sus bienes o se incorpore a ellos natural o artificialmente de un modo inseparable. El origen de la palabra accesión está fuera de toda duda que no se encuentra en la Instituta, ni en el Digesto, ni en los comentarios de Gayo, y que la palabra accesio no significaba entre los romanos la adquisición de la propiedad por adición de una cosa a otra, sino la cosa misma agregada. Tradicionalmente, los diversos supuestos de accesión examinados en las fuentes suelen distribuirse en tres categorías: accesión de cosa inmueble a cosa inmueble o incrementos fluviales, accesión de cosa mueble a cosa inmueble y accesión de cosas muebles.

Accesitor

Nombre dado al esclavo que en Roma iba delante de su señor, con la obligación de anunciar su llegada a cualquier parte.

Accessio

En el derecho romano se designaba con este nombre a las mismas cosas accesorias. Ver, Accesión.

Acch

Acce ((hebreo, Acch o Akko; en el Libro de los Macabeos, Ptolemaida; en los autores griegos, Arke; en los autores latinos, Ace o Acce; en las inscripciones asirias, Ak-ku-u; en árabe moderno, Akka). Ciudad de Canaán (ca.1.500 a.C.), en la costa ….).

Accho

Acce ((hebreo, Acch o Akko; en el Libro de los Macabeos, Ptolemaida; en los autores griegos, Arke; en los autores latinos, Ace o Acce; en las inscripciones asirias, Ak-ku-u; en árabe moderno, Akka). Ciudad de Canaán (ca.1.500 a.C.), en la costa ….).

Acci

o Accitum. Ciudad de Hispania Citerior, capital de la Bastetania Tarraconense, mencionada entre otros autores por Plinio, Ptolomeo y en el Itinerario de Antonino. Parece haber sido fundada por los fenicios. Tuvo el privilegio de acuñar moneda en tiempo de los romanos, que establecieron en ella la tercera y sexta legiones. En tiempo de Augusto se la consideró colonia y fue repoblada por los veteranos de dos legiones, por cuyo motivo Plinio la llama Gemella y también Julia, en honor de César, y tuvo carácter de inmune, gozando del derecho itálico. Fue de las primeras convertidas al cristianismo y su primer obispo fue san Torcuato. El lugar de su emplazamiento fue el actual Guadix el Viejo, a 5 km de la ciudad moderna homónima. El nombre de Guadix procede de la denominación uad acci, que le daban los árabes. Habitantes, accitanos. Hoy, Guadix, provincia de Granada, comunidad autónoma de Andalucía, España. Ver, Bastetania.

Accia Rovinata

Ciudad que existió en otro tiempo en la isla de Córcega, cerca de Bastia, hoy completamente arruinada. Hoy, en Francia.

Acciaca

Era. La que empieza en la batalla de Accio, que hizo a Augusto dueño de Egipto y de casi todo Oriente. Comenzó en Roma en el año décimosexto de la era juliana (1 de enero del 724 de la fundación de Roma). En Egipto comenzó en el mes de Thoth (29 de agosto) y en Antioquía el 1 de setiembre, donde los griegos la llamaban Era de Antioquía. En esta época fue cuando los egipcios reformaron su calendario bajo el modelo de la correción juliana.

Acciaco

Natural o propio de Accio, en Acarnania.

Acciaco

o Accio o Acteo. Sobrenombres dados a Apolo del promontorio de Accio, que le estaba consagrado, y en el que había una estatua colosal que servía de punto de dirección a los navegantes. Esta estatua era particularmente venerada por los marinos. Cerca de este promontorio, el año 31 a.C., Octavio Augusto derrotó decisivamente a la flota de Marco Antonio y consiguió ser el único dueño de los destinos de Roma.

Acciaco

Actiaco (se aplica a la Era actiaca, a los juegos actiacos y como sobrenombre de Apolo en Actium).

Accias

Fiestas. Juegos de Accio (para conmemorar su victoria de Accio, Augusto instituyó unos juegos celebrados cada cuatro años en la ciudad de Nicópolis).

Accias

"ateniense". Sobrenombre de Oritía.

Accinipo

Acinipo (importante ciudad prehispana, sita en la provincia romana Ulterior durante la República, y después en la Bética).

Accio

Cabo del golfo de Ambracia próximo a la ciudad homónima, en Acarnania, Grecia.

Accio

o Actium. Ciudad de Acarnania, al norte de Etolia, Grecia. Estrabón la sitúa a 670 estadios del río Eveno, a 40 de Anactorio y a 240 de Léucade. Tenía un templo de Apolo Accio. En sus costas se desarrolló una batalla naval entre Corcira y Corinto en 435 a.C., en la que ganaron los corcirenses, siendo un desencadenante de la Guerra del Peloponeso. Allí también se libró la famosa batalla naval en la que Octavio y Agripa vencieron a Marco Antonio y Cleopatra VII, reina de Egipto. Sucedió el 2 de septiembre del 31 a.C.. Como consecuencia de esta victoria, Octavio quedó como único dueño de Roma. Ver, Sinus Ambracius.

Accio

Prisco (siglo I). Pintor romano del tiempo de Vespasiano. Por orden de éste, pintó el templo del Honor y de la Virtud, ayudándole en su obra otro pintor llamado Cornelio Pino. Ver, Pintura, Pintores.

Accio

Acciaco (sobrenombre dado a Apolo del promontorio de Accio, que le estaba consagrado, y en el que ….).

Accio

"el que preside en las riberas". Epíteto de Pan.

Accio

Lucio (Lucius Accius) (ca.170-ca.84 a.C.). Poeta trágico nacido en Pisaurum, en Umbría, hijo de un liberto y buen amigo de Pacuvio. Ambos escritores presentaron obras para el mismo festival en el 140 a.C., aunque les separaba una diferencia de edad de casi cuarenta años. Cicerón, Marco Tulio lo conoció y admiró su obra. Bruto Galaico fue su patrono, y Accio compuso en su honor una dedicatoria en verso, del templo construido para conmemorar sus victorias en Hispania. Accio tradujo al latín tragedias griegas de las que se conservan fragmentos de unos cuarenta y seis títulos. Escribió también obras en verso, como unos Anales de los festivales anuales romanos. Su Didascalia en nueve libros era una historia en verso de la literatura griega y latina. Escribió también poesía amorosa. Accio estaba interesado en la reforma de la pronunciación latina, siendo atacado por esa razón por Lucilio, Gayo. Ejerció una gran influencia en el desarrollo de la literatura latina y, según parece, poseía un estilo enérgico y fue un poderoso crítico.

Accio Nevio

Augur del tiempo de Tarquino el antiguo. Queriendo este príncipe aumentar el número de las tribus, Accio se opuso suponiendo que Tarquino no podía hacerlo hasta después de la autorización de los augures. Resentido el rey de una respuesta tan inesperada intentó humillar al arrogante Accio diciéndole que adivinase si lo que pensaba él en aquel momento podía ejecutarse. "Es muy fácil", contestó el augur. "Pues bien, repuso Tarquino, yo pensaba que podrías partir una piedra dura con una navaja: el vuelo de las aves te habrá revelado sin duda que esto es factible". Inmediatamente Accio tomó una navaja y cortó la piedra. Todos los espectadores quedaron sorprendidos: se erigió por este suceso una estatua a Accio Nevio, y el arte de los augures adquirió desde entonces una gran reputación entre el pueblo romano.

Acción

o Actio. Término de Justicia romana. La actio en su sentido más amplio, o recurso a la autoridad judicial, fue regulada por los romanos por dos sistemas: en el antiguo derecho, el llamado de las "legis actiones", un ejemplo del cual es el proporcionado por la actio sacramenti. Después de la Lex Aebutia y de las leyes promulgadas por Augusto, el sistema consuetudinario y ritualista fue reemplazado por el llamado de "actio per formulas".

Accipitrum

o Enosim o Hierakon (en latín, "de los gorriones"). Isla próxima a la isla de de Sardo o Sardinia (Cerdeña), al noroeste de la isla Plumbaria. Hoy, San Pietro, Città metropolitana de Cagliari, región de Sardegna, Italia.

Accipitum

Nombre de una isla del mar Rojo, cerca de la costa de Arabia, según Ptolomeo. Creen algunos que antiguamente se daba también este nombre a las Azores.

Accitano

Natural o propio de Acci, hoy Guadix, provincia de Granada, comunidad autónoma de Andalucía, España.

Accitum

o Finiana. Ciudad de Hispania, que pertenecía al Convento jurídico o Audiencia cartaginense de la Tarraconense.

Accitum

Acci (ciudad de Hispania Citerior, capital de la Bastetania Tarraconense).

Acco

Acce ((hebreo, Acch o Akko; en el Libro de los Macabeos, Ptolemaida; en los autores griegos, Arke; en los autores latinos, Ace o Acce; en las inscripciones asirias, Ak-ku-u; en árabe moderno, Akka). Ciudad de Canaán (ca.1.500 a.C.), en la costa ….).

Acco

(siglo I a.C.). General galo que capitaneó una sublevación de los senones, carnutos y treviros contra Roma, en época de Julio César. A pesar de que los rebeldes fueron fácilmente vencidos, se enojó tanto el general romano, que terminada la lucha convocó una asamblea general de los galos que condenó a muerte a Acco. En la obra De bello Gallico, César cita a este guerrero, de cuya vida no se tienen datos.

Acco

Ciudad del Líbano, en la costa Mediterránea. En una latitud un poco al norte del punto más septentrional del lago Tiberíades.

Accron

Accarón (fue la menos importante de las cinco satrapías que tenían los filisteos en Palestina).

Accua

Pequeña ciudad de Apulia, mencionada sólo por Tito Livio, como uno de los lugares recuperados por Q. Fabio a los cartagineses en el quinto año de la segunda guerra púnica, 214 a.C.. Se desprende de este pasaje que estuvo en algún lugar de la zona de Luceria, pero su ubicación exacta se desconoce. Hoy, en Italia.

Accúbito

o Acúbito. )o()o( Lecho o diván para comer en postura reclinada. )o()o( Sofá adornado con tapetes y cojines, que usaban los romanos para comer, reclinados en él.

Accusatio

En el Derecho romano, acusación o acto de delatar al culpable de delito. En los juicios criminales, la denuncia era a iniciativa de los ciudadanos. La denuncia (nomen deferre, nominis delatio) iniciaba el juicio criminal (quaestio). Si el magistrado aceptaba la denuncia (nomen recipere), que ordinariamente se presentaba por escrito (libellus accusatorius), ordenaba inscribirle en el registro de las personas que debían comparecer en juicio criminal. Para prevenir las denuncias falsas se exigía a los acusadores, un iusiurandum calumniae. En los juicios civiles, se utiliza accusatio en relación con los tutores deshonestos o negligentes (accusatio suspecti tutoris) o con un liberto ingrato con su patrono (ingratus) o con un testamento inoficioso.

Acdestis

Hijo de Júpiter y de una roca, cuya cólera llegó a ser proverbial entre los romanos, semejante a la de Aquiles entre los griegos.

Ace

Lugar vecino a Megalópolis, en Mesenia, donde las Euménides tenían un templo. Los moradores de aquel lugar contaban que en la primera aparición de estas divinidades, cuando turbaron el ánimo de Orestes, este héroe las vió todas negras. Que en la segunda aparición, después que se hubo arrancado un dedo, las vió blancas y que entonces recobró el uso de la razón. Para aplacara las primeras, las honró como se acostumbraba hacerlo con los manes de los muertos e hizo un sacrificio en honor de las segundas. En memoria de este acontecimiento, aún en la época de Pausanias, aquellos habitantes sacrificaban a un mismo tiempo a estas divinidades y a las Gracias.

Ace

Nombre que da Heródoto a un río de Asia, que algunos creen el moderno Oxus, Amu Daria o Yihun.

Acedum

Ceneta (una de las ciudades principales de la provincia romana de Venetia).

Acefalitas

Movimiento fundado por Pedro Mongo en el siglo V, de carácter monofisita que enlaza con las ideas de Eutiques, archimandrita (rango monástico inferior al de obispo) de un monasterio de Constantinopla. Tras la promulgación del Henoticón por el emperador Zenón (474-491) como fórmula para alcanzar un compromiso entre los nestorianos y los monofisitas, redactado por Acacio de Constantinopla, los monofisitas alejandrinos no se mostraron especialmente contentos, por lo que abandonaron la obediencia a las jerarquías establecidas y fundaron el año 482 la secta de los acefalitas. A ellos se unieron posteriormente los partidarios de Severo de Antioquía.

Acéfalo

Sin cabeza o remate. El término se refiere usualmente a estatuas o columnas mutiladas.

Acéfalos

"hombres sin cabeza". La fábula coloca un pueblo de acéfalos al norte de los paises hiperbóreos, es decir, entre Rusia y la gran Tartaria. Los acéfalos deben tomarse en un sentido figurado, es decir, por un pueblo de bárbaros sin jefe y sin subordinación.

Acéfalos

Dícese de ciertos herejes del siglo V que seguían el error de Eutiques y no reconocían jefe.

Acéfalos

Secta, también denominada de los Autocéfalos, que se mantuvo independiente del Patriarcado de Alejandría.

Página 18 - 1322 Palabras 851 al 900 de 66095

 

Volver